Escucha esta nota aquí

La Unión Europea condenó este jueves la política israelí de destruir viviendas palestinas y la amenaza de demoler también escuelas en la zona ocupada de Cisjordania, gestos que calificó como "un obstáculo a una solución de dos Estados".

La declaración, firmada por el portavoz del jefe la diplomacia de la UE, Josep Borrell, se produjo dos días después que excavadoras israelíes arrasaron un poblado palestino cerca de Tubas, en el valle del río Jordán, dejando a sus casi 80 habitantes sin hogar.

El ejército de Israel había asegurado que las casas fueron "construidas ilegalmente" en un área utilizada para entrenamiento militar.

En su declaración, la UE señaló que la mitad de los palestinos que quedaron sin hogar en la demolición eran niños.

"Esta demolición a gran escala reconfirma una vez más la lamentable tendencia de confiscaciones y demoliciones desde principios de año", señaló la nota.

La declaración añadió que Israel también ha amenazado con demoler 52 escuelas palestinas, incluida una en Ras Al-Teen, en Cisjordania, que fue cofinanciada por la Unión Europea y los Estados miembros del bloque.

"La UE pide la protección de los niños, incluida la garantía de su derecho a la educación en un entorno escolar seguro", apuntó el comunicado, que agrega que la educación es "un derecho humano básico".

"La UE reitera su llamado a Israel para que detenga todas estas demoliciones, incluidas las estructuras financiadas por la UE, en particular a la luz del impacto humanitario de la actual pandemia de coronavirus", apuntó.