Escucha esta nota aquí

La Unión Europa (UE) flexibilizó un poco más temporalmente ayer sus reglas en materia de ayudas estatales para permitir bajo condiciones estrictas que los países europeos puedan recapitalizar a las empresas en dificultades a causa del coronavirus.

Lufthansa, el principal grupo de transporte aéreo de Europa, ya está negociando una nacionalización parcial con el estado alemán y una ayuda pública de 9.000 millones de euros (uno $us 9.775 millones) para evitar la quiebra.

Francia autorizó por su parte el lunes una ayuda de 7.000 millones de euros (más de $us 7.500 millones) a la compañía Air France.

En marzo, la Comisión Europea ya anunció una primera serie de medidas para ser más flexible en materia de ayudas públicas, y ayer la Comisión enumeró las condiciones para que los estados puedan dar ayudas públicas a una compañía (tomando parte del capital, comprando acciones o aumentando el capital), entre ellas la prohibición de pagar dividendos o bonus a los directivos.

Bruselas también pide que, pasada la crisis, el Estado salga del capital de esas empresas. Si al cabo de seis años sigue en él, el Estado tendrá que presentar un plan de reestructuración a la Comisión.

Desde que flexibilizó su normativa, la UE autorizó ayudas estatales por cerca de 1,9 billones de euros ($us 2,06 billones), según una portavoz de la comisión.