Escucha esta nota aquí

La violencia en el noroeste de Nigeria ocurrida en abril llevó a 23.000 personas a huir a Níger y a 19.000 nigerinos a desplazarse hacia el interior de su país, anunció este martes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur).

"La violencia persistente en el noroeste de Nigeria forzó a unas 23.000 personas a huir a Níger en el mes de abril", declaró el portavoz del Acnur, Babar Baloch, citado en un comunicado de la organización.

Según Baloch, más de 60.000 refugiados huyeron de esa región de Nigeria rumbo a Níger desde abril de 2019. "Temiendo y huyendo de esta misma inseguridad en las zonas fronterizas, otro grupo de 19.000 ciudadanos de Níger se vio obligado a desplazarse hacia el interior", agregó.

La mayor parte de esos refugiados y desplazados internos son "mujeres y niños [...] que huían de los incesantes ataques de grupos armados en los estados de Sokoto, Zamfara y Katsina en Nigeria, y se refugiaron en la región de Maradi" (centro-sur de Níger), según el Acnur, que subrayó que los refugiados fueron "autorizados a entrar en Níger a pesar del cierre de fronteras por la pandemia de Covid-19".

"Los refugiados que huyeron dieron cuenta de una violencia extrema contra los civiles, asesinatos, secuestros a cambio de rescates y saqueos de pueblos", indicó el Acnur, que se declaró "preocupado" por la situación.

A esa violencia se añade la de grupos armados yihadistas que operan en la región del lago Chad, recordó el Acnur, como el Estado Islámico de África del Oeste (Iswap), Boko Haram y el Estado Islámico del Gran Sáhara (EIGS).