Mundo

MUNDO

La violencia coarta libertad de prensa en Latinoamérica

Las dificultades que enfrentan los periodistas para cumplir con su labor, con matices en cada país, son visibilizadas en el Día de la Liberad de Prensa 

El Deber 4/5/2017 04:00

Escucha esta nota aquí

Los asesinatos, la violencia, la persecución judicial y la impunidad son las grandes amenazas a la libertad de prensa en Latinoamérica. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tiene "una preocupación muy fuerte por la prevalencia de la violencia contra periodistas" en algunos países de la región: sobre todo México, Honduras, Guatemala, algunas zonas de Brasil y la frontera de ese país con Paraguay.

 En 2016 fueron 33 los periodistas asesinados en América, en comparación con los 27 de 2015, los 25 de 2014 y los 18 de 2013, según recoge el último informe de la Relatoría de Libertad de Expresión de la CIDH, publicado el viernes.

 Los niveles de impunidad de estos crímenes, sobre todo en México, "son inaceptables", indica Edison Lanza, relator de la CIDH. Los "dos actores fundamentales" de esta violencia contra la prensa son el crimen organizado y los "dirigentes locales" que, en ocasiones, contratan "a una mafia" para que agreda al comunicador.

En estos países donde ser periodista supone arriesgar la vida, hay zonas "que se han vuelto muy peligrosas" y en las que los Gobiernos nacionales "deben tomar acciones adicionales", señala el relator de la CIDH, de la OEA.

Países en la mira
Es el caso del estado de Tamaulipas, en México, donde son frecuentes tanto los atentados contra los medios como los ataques a "tuiteros" por expresar opiniones o compartir información a través de la red social.

En Honduras, otro de los países más peligrosos para ejercer la profesión, los periodistas se enfrentan a "una gran precariedad", al crimen organizado, a trabajar "con fuentes riesgosas" y "sin protección de sus medios". En el país centroamericano se aprobó en 2016 una ley de protección de periodistas, defensores de derechos humanos y operadores de justicia.
 Con este tipo de normas, aunque son un paso positivo, muchas veces lo que se logra es proteger "a los más conocidos", mientras que los demás siguen siendo vulnerables, apuntó.

En Brasil, las zonas más peligrosas para los periodistas son el interior y la frontera con Paraguay, debido a la operación de las mafias y el crimen organizado en los últimos diez años, indica el abogado y periodista uruguayo.

En Venezuela, "se ha dado un salto negativo muy importante hacia un autoritarismo y represión mayor" con "detenciones arbitrarias de periodistas", "algunos liberados rápido y otros que permanecen en prisión", la "censura directa" y el "hostigamiento permanente" a la prensa. 

Polarización en Bolivia por consulta
En Bolivia, en 2016 hubo "un contexto de polarización debido al referendo" constitucional, en el que triunfó el "no" a la reelección del presidente, Evo Morales.
 "Se dio una fuerte ofensiva y ataque de sectores del Gobierno contra los medios de comunicación, a los que se acusó de deshonestos, y se abrieron algunos casos penales que no prosperaron", indica Lanza. "Estas medidas tuvieron un efecto inhibidor, algunos periodistas emigraron, otros fueron despedidos", agrega.
En contrapartida, el presidente Morales publicó en Twitter: “Día Mundial de la Libertad de Prensa, Bolivia celebra y garantiza ejercicio pleno de este derecho, pilar fundamental de nuestra democracia”.
 

Comentarios