Escucha esta nota aquí

Por RFI

Tres cuartas partes de los desplazados tuvieron que abandonar sus casas a causa de desastres naturales, como sucedió en la región americana, donde la temporada de huracanes "fue la más activa registrada hasta la fecha", explicó el informe conjunto.

En América, se registraron unos 4,5 millones de desplazados debido a las catástrofes naturales, las peores cifras en una década. Los huracanes Eta y Iota en octubre golpearon con fuerza la zona central y el Caribe, y obligaron a 1,7 millones de personas a abandonar sus hogares, según el informe.

Unos 10 millones de refugiados dentro de sus propios países lo perdieron todo a causa de conflictos internos, como sucedió en Burkina Faso, Mozambique, Afganistán o Siria.

En la región americana, la violencia causó unos 238.000 nuevos desplazados, especialmente en El Salvador, Colombia, México y Haití.

Colombia, con 106.000 nuevos desplazados, "enfrenta una de las situaciones de desplazados internos más graves en todo el mundo debido a los conflictos y la violencia", advierte el documento.

Bilak destacó que es "especialmente preocupante que estas cifras se registren con el trasfondo de la pandemia del covid-19", que impuso limitaciones restricciones al movimiento de personas y dificultó la recolección de datos.

Por ello, sugirió Bilak, las cifras de desplazados internos podrían ser mayores.

El informe determinó que tres cuartas partes de las personas que huyeron internamente fueron víctimas de desastres naturales, en particular los climáticos

Ciclones intensos, lluvias monzónicas e inundaciones golpearon zonas altamente expuestos y densamente pobladas de Asia y el Pacífico, mientas que la temporada de huracanes del Atlántico "fue la más activa que se ha registrado".

Expertos apuntan que el cambio climático aumenta la intensidad y frecuencia de esos fenómenos extremos.

"Solo podemos esperar que el impacto futuro del cambio climático haga que estos desastres sean más frecuentes e intensos y, por lo tanto, que aumente el número de desplazados internos", indicó Bilak.

Otros 10 millones de los desplazados del último año huyeron de conflictos y violencia, según el informe.

Agregó que la escalada de violencia y la expansión de los grupos extremistas en Etiopía, Mozambique y Burkina Faso propiciaron algunos de las crisis de desplazamientos más aceleradas del mundo el año pasado.

Conflictos más antiguos, como los de Siria, Afganistán y la República Democrática del Congo, también continuaron provocando grandes números de desplazados.

El informe advirtió que la convergencia de conflictos con desastres naturales agrava el problema, con 95% de los desplazamientos por conflictos recientes ocurriendo en países vulnerables al impacto del cambio climático.


Comentarios