Escucha esta nota aquí

El senador republicano Ted Cruz, antiguo aspirante a la Casa Blanca, advirtió el viernes que estas elecciones en Estados Unidos podrían ser un "baño de sangre" de proporciones históricas para los republicanos si prevalece el pesimismo sobre la gestión del presidente Donald Trump.

"Estoy preocupado", dijo en la cadena CNBC el exrival de Donald Trump en las primarias republicanas de 2016, ahora convertido en uno de sus aliados. 

"Esto es muy volátil", dijo sobre los comicios del 3 de noviembre.

"Si la gente regresa al trabajo, si es optimista, si es positiva sobre el futuro, podríamos tener una elección fantástica: el presidente es reelegido con un gran margen, los republicanos ganan ambas cámaras del Congreso", dijo Cruz.

Pero también habló de la posibilidad de un fracaso demoledor similar al que sufrieron los republicanos tras el escándalo de Watergate que provocó la renuncia de Richard Nixon en agosto de 1974.

En las elecciones legislativas de ese año, los demócratas consolidaron sólidamente sus mayorías en el Senado y la Cámara de Representantes. Y en 1976, el sucesor de Nixon, Gerald Ford, fue derrotado por el demócrata Jimmy Carter.

"Si el día de las elecciones la gente está enojada y ha perdido la esperanza y está deprimida (...) creo que podría ser una elección terrible", opinó Cruz. 

"Creo que podríamos perder la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso, que podría ser un baño de sangre a escala del Watergate", dijo.

Trump ha estado rezagado frente a su rival demócrata Joe Biden en casi todas las encuestas importantes de este año. 

Se espera que la Cámara de Representantes siga en manos de los demócratas, que pasaron a controlarla en las elecciones de medio término de 2018.

Los republicanos tienen una ventaja de 53-47 en el Senado, pero esa mayoría está amenazada dado que muchos demócratas encabezan la intención de voto en varios estados clave que actualmente están en manos de los republicanos.

Estados Unidos es el país más afectado del mundo por la pandemia del nuevo coronavirus, que se ha cobrado más de 212.000 vidas y ha dejado millones de desempleados. 

El manejo de la crisis por parte de Trump es ampliamente criticado en las encuestas, incluso si conserva un fuerte apoyo entre los republicanos.