Escucha esta nota aquí

Las multinacionales de la industria farmacéutica se comprometieron ayer a disponer de una vacuna contra el Covid-19 “en todo el mundo”, en un plazo de 12 a 18 meses.

Decenas de ensayos clínicos están en marcha para poner a punto kits de detección menos caros y más precisos, así como un tratamiento o una vacuna capaces de combatir el coronavirus, que ya ha infectado a más de 217.000 personas y ha dejado más de 9.000 muertos en el mundo, según un conteo de la AFP.

“Haremos todo lo posible para que la vacuna sea accesible a todos los que la necesiten”, dijo Paul Stoffels, vicepresidente del comité ejecutivo de Johnson & Johnson.

“Es una promesa que la industria (farmacéutica) hace en conjunto”, dijo en el curso de una videoconferencia organizada por la Federación Internacional de Fabricantes Farmacéuticos (Ifpma).

Las formalidades administrativas pueden simplificarse y acelerarse en esta carrera contrarreloj, los recursos no faltan y las asociaciones del sector público y privado permiten diluir el riesgo financiero por las inversiones colosales que exigen la investigación y la producción.

Sin embargo, advierten que tanto productores como autoridades de control no pueden transigir sobre la seguridad de una potencial vacuna, y por tanto no se puede acelerar el calendario de los ensayos clínicos y el estudio de los resultados.

Trump y la cloroquina

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró ayer optimista sobre el uso de la cloroquina, un medicamento contra la malaria, como posible tratamiento para combatir el nuevo coronavirus, aunque las autoridades sanitarias tuvieron que matizar su entusiasmo.

“Vamos a poder hacer que ese medicamento esté disponible casi de inmediato”, dijo Trump a periodistas en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, evocando resultados preliminares “muy, muy alentadores”.

“Es muy emocionante. Pienso que eso puede cambiar la situación, o puede que no. Pero por lo que he visto, puede cambiar las cosas”, siguió.

La FDA matizó, sin embargo, las afirmaciones del mandatario, limitándose a señalar que la cloroquina ya fue efectivamente aprobada para el tratamiento de la malaria y la artritis, aunque no para el coronavirus.

“Habrían que hacer otros análisis”, aseguraron expertos.

Comentarios