Escucha esta nota aquí

La tormenta tropical Laura, que podría convertirse en huracán el martes, transitaba este lunes por la zona central de Cuba luego de causar al menos 13 muertos en Haití y República Dominicana, mientras apunta hacia Estados Unidos, que ya está bajo amenaza del debilitado ciclón Marco.

Laura ocasiona lluvias y penetraciones del mar en territorio cubano, sin que se reporten grandes daños, aunque aún amenaza con adelantarse a los pronósticos y subir a categoría de huracán antes de dejar la isla.

"Ha variado muy poco en su intensidad, se mantiene en los 100 km por hora (de vientos sostenidos), es una tormenta tropical, y ha variado poco su rumbo y su capacidad de traslación", dijo a la TV estatal el meteorólogo Elier Pila.

Se desplaza a una velocidad de 33 km por hora, lo que le da poco tiempo de alimentarse de las altas temperaturas del mar, "un factor poco favorable para su desarrollo y, en términos de afectaciones, favorable para nosotros", agregó Pila.

Más temprano, su colega José Rubiera valoró la posibilidad de que Laura se convierta en huracán antes de lo esperado. "Está ahora a 100 km por hora y un huracán de categoría 1 sería de 119 km por hora. (...) No puede descartarse", agregó.

En Haití, Laura dejó el domingo un saldo de nueve muertos y dos desaparecidos, según reportes oficiales.

En República Dominicana, con la que Haití comparte la isla La Española, Laura ya dejó cuatro muertos.

Hasta el momento se prevé que tome fuerza al entrar en el Golfo de México, rumbo a Estados Unidos. "Después que pase Cuba es prácticamente seguro, cuando entre en el Golfo de México, que ya será un huracán", agregó Rubiera.

Ese pronóstico coincide con el del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), que prevé que  Laura se convierta en huracán entre el martes y el miércoles, y alcance la zona costera estadounidense.

En tanto, el huracán Marco se debilitó y fue degradado como tormenta el domingo por la noche, produciendo "lluvias fuertes y vientos en ráfaga a lo largo de sectores de la costa norte del Golfo" de México, según el NHC.

Se le espera por la costa sureste de Luisiana al final del lunes, donde debería perder todavía más intensidad, convirtiéndose en una depresión tropical.

-La trayectoria-

El centro de la tormenta pasó por Santiago de Cuba, cruzó Granma para salir al golfo de Guacanayabo, y se desplaza ahora por el mar, al sur de Sancti Spiritus, en paralelo a la costa sur del centro del país.

"Hay suficiente calor allí (durante el contacto con el mar) para que pueda intensificarse un poco más, pero es gradual", explicó Rubiera.

A su paso deja lluvias, marejadas e inundaciones costeras, aunque no se ha informado oficialmente de daños personales.

Los vientos afectaron en algunos techos de zinc, algunos inmuebles y la caída de árboles y postes, según informes de las autoridades provinciales y reportes de la prensa de provincias.

El centro de la tormenta debe aproximarse al oeste de Cuba por la tarde-noche del lunes, para atravesar brevemente la isla de sur a norte y salir de nuevo al mar la madrugada del martes posiblemente por Pinar del Rio (extremo oeste), rumbo noroeste, según el pronóstico.

Los vientos y lluvias asociadas al ciclón también afectarían a la capital, La Habana en el último tramo, antes de alejarse de Cuba.  

-Evacuaciones preventivas-

Las lluvias de Laura ya castigaron las regiones de Guantánamo y Santiago de Cuba, en el este del país. El ciclón ocasionó rachas de hasta 146 km por hora y olas de más de 3 metros en la localidad de Maisí, el extremo más oriental de la isla.

Entre Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma y Camagüey se habían evacuado preventivamente a unas 160.000 personas, de acuerdo con reportes de las autoridades provinciales. También hubo evacuaciones menores en la provincia de Las Tunas (centroeste) y Ciego de Ávila.

A medida que Laura se acerca al occidente de Cuba, las labores de protección de la población se complican porque esta es la zona más afectada por el rebrote de la pandemia de la covid-19, sobre todo en La Habana, su actual epicentro.

Cuba aún mantiene a raya a la pandemia, con 3.717 casos reportados al cierre del domingo, y 91 fallecidos. 

Debido a las trayectorias de Laura y Marco, 114 plataformas petroleras del Golfo de México fueron evacuadas.

La temporada ciclónica del Atlántico, que se extiende desde el 1 de junio al 30 de noviembre, podría ser especialmente severa este año. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos espera 25 depresiones y Laura es la decimosegunda hasta ahora.