Escucha esta nota aquí

Los militares, que arrebataron el poder el 18 de agosto en Malí, anunciaron hoy la liberación de 12 personalidades civiles y militares detenidas a raíz del golpe de Estado. Y varios países africanos ya retiraron sus sanciones a la nación gracias al avance con la junta de transición.

El vicepresidente de la transición (y jefe de los golpistas, el coronel Assimi Goita) informa a la opinión pública de la liberación este día de las personalidades políticas y militares detenidas a raíz de los acontecimientos del 18 de agosto de 2020, dijo en un comunicado el Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), que depuso al presidente Ibrahim Boubacar Keita.

Entre los liberados está el antiguo primer ministro, Boubou Cissé, el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Moussa Timbiné, así como los generales Ibrahima Dahirou Dembélé, M'bemba Moussa Keita, Oumar Dao, Ouahoun Koné, Boukary Kodio, Abdramane Baby, Abdoulaye Coulibaly, Moustapha Drabo y el coronel Faguimba Kansaye, según el comunicado publicado en las cuentas de Facebook y Twitter del CNSP. No obstante, los interesados siguen a disposición de la justicia para todos los efectos, agrega el texto.

La Comunidad de Estados Africanos del Oeste (Cedeao) había retirado el martes las sanciones impuestas a Malí a raíz del golpe de Estado en vista de los notables avances realizados por la junta para una transmisión del poder a civiles. Los dirigentes africanos saludaron el nombramiento de Bah Ndaw, un coronel retirado, como presidente de transición, y de Moctar Ouane, antiguo ministro de Relaciones Exteriores, como primer ministro.

También se felicitaron por la renuncia de los militares de una prerrogativa importante inicialmente consagrada al jefe de la junta: el coronel Goitia no podrá reemplazar al presidente de la transición en caso de impedimento de este último, según la carta elaborada por por los militares.

Pero, la Cedeao considera que la retirada de las sanciones, entre ellas un embargo comercial y financiero, debe ser vista como un incentivo para ir más lejos. La organización regional, mediadora en la crisis maliense, había insistido en la necesidad de liberar a los oficiales militares y civiles detenidos en el golpe de Estado del 18 de agosto.

Para satisfacer a los dirigentes de los países vecinos, los militares malienses deben adoptar todavía una medida de calado: la disolución del propio Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo.