Escucha esta nota aquí

El líder opositor venezolano Leopoldo López llegó a Madrid este domingo luego de salir de su país donde estuvo refugiado 18 meses en la residencia del embajador español, según informó su padre.

"Sí, puedo confirmar que está en Madrid", dijo con emoción en la voz a la AFP Leopoldo López Gil, eurodiputado por el Partido Popular (PP, derecha).

López Gil declinó señalar desde qué país vino el emblemático líder opositor de 49 años. La víspera había señalado que, tras abandonar la residencia del embajador español en Caracas, donde se refugió por 18 meses, salió de Venezuela de forma "clandestina" por la frontera con Colombia.

Periodistas de la AFP apostados toda la mañana en el área de llegadas internacionales en el aeropuerto de Madrid/Barajas no pudieron ver a Leopoldo López, lo que hace pensar que salió por la puerta de autoridades a la que no hay acceso.

En Madrid, López se reunirá con su padre, su esposa Lilian Tintori y sus tres hijos, quienes residen en la capital española, que alberga a otros líderes opositores venezolanos que salieron de Venezuela, como el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma.

López ofrecerá posteriormente una rueda de prensa, pero previsiblemente no sería este domingo, según una fuente cercana a la familia.

"Lucha desde cualquier espacio" 

"Venezolanos, esta decisión no ha sido sencilla, pero tengan la seguridad de que cuentan con este servidor para dar la lucha desde cualquier espacio", escribió en Twitter el propio López la noche del sábado.

La fuente de la familia dijo que López ofrecerá una rueda de prensa en Madrid posteriormente, pero que en todo caso no sería este domingo.

López, carismático exalcalde del acomodado municipio caraqueño de Chacao, fue sentenciado en 2015 a casi 14 años de prisión, acusado de incitación a la violencia en protestas contra el gobierno del mandatario Nicolás Maduro que dejaron 43 muertos y unos 3.000 heridos entre febrero y mayo de 2014.

En 2017 recibió arresto domiciliario, tras lo cual fue liberado por sus guardianes y participó en un fallido alzamiento de un grupo de militares contra Maduro el 30 de abril de 2019, que fue respaldado por el jefe parlamentario Juan Guaidó.

Tras el fracaso del levantamiento, López se refugió en la casa del embajador de España en Caracas, donde se encontraba en calidad de huésped.

Juan Guaidó afirmó que con la salida del país de su mentor político el "aparato represivo" de Maduro fue "burlado".

"Maduro, no controlas nada. Burlando tu aparato represivo, logramos sacar a territorio internacional a nuestro Comisionado para el Centro de Gobierno, Leopoldo López", indicó en Twitter Guaidó, reconocido como mandatario interino por medio centenar de países.

El exilio de López se produce faltando pocas semanas para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, impulsadas por los aliados de Maduro, pero boicoteadas por una treintena de partidos al denunciarlas como un "fraude" que no ofrece garantías de transparencia.

Además, ocurre después de que Maduro "indultara" el pasado 1 de septiembre a un centenar de opositores, varios de ellos colaboradores de Guaidó.

"Si los extremistas de derecha dicen que 'no se irán nunca' y que siempre 'van bien' ... prepárese para verlos huir por la puerta trasera, tropezar y caer", escribió el ministro de Comunicación venezolano, Freddy Ñáñez, al citar declaraciones de Tintori en las que aseguraba que López "nunca se iría de Venezuela".

"Juró que jamás se iría y huyó de su hostal español sin disparar un tiro. Todos lo llaman cobarde", ironizó Ñáñez en otro mensaje.

Impacto para Guaidó 

Ya golpeado por la fractura en la oposición, la salida de López "debilita más a Guaidó internamente, porque es una señal de que Guaidó está de salida", observa el consultor político de la Universidad del Zulia, Jesús Castillo-Molleda.

También "se puede percibir cómo una negociación con el gobierno, pues para Maduro es mejor tener a Leopoldo fuera", declaró Castillo a la AFP.

Estados Unidos, que desconoce a Maduro al tildarlo de "dictador" tras haberse reelegido en mayo de 2018 en comicios considerados "fraudulentos", encabeza la presión internacional con una batería de sanciones que incluyen un embargo petrolero vigente desde abril de 2019.

Bajo la gestión del heredero del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013), Venezuela cayó en la peor crisis de su historia reciente, transitando hacia su séptimo año consecutivo de recesión y cuarto de hiperinflación.

"Estamos felices de ver libre a Leopoldo López. El régimen ilegítimo tiene cientos de presos porque no están de acuerdo con Maduro, representan una amenaza porque el pueblo está con ellos, o tienen la audacia de pedir los derechos de la Constitución", indicó la embajada virtual (ubicada en Colombia) de Estados Unidos para Venezuela en su cuenta en Twitter.

Según la ONG Foro Penal en Venezuela hay 363 "presos políticos", entre ellos 127 militares.