Escucha esta nota aquí

La opositora bielorrusa, Svetlana Tijanóvskaya, pidió este viernes a la comunidad internacional adoptar sanciones contra el régimen de Alexander Lukashenko y enviar una misión de la ONU al país para "documentar" las violaciones de derechos humanos.

"Mi país está sumido en el caos. Manifestantes pacíficos son detenidos ilegalmente, golpeados y encarcelados", declaró Tijanóvskaya por videoconferencia durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU organizada a iniciativa de Estonia.

"Pedimos a la ONU que envíe de inmediato una misión de vigilancia a Bielorrusia para documentar la situación en el terreno", añadió.

Tijanóvskaya, que reivindica su victoria en las elecciones presidenciales del 9 de agosto y se refugió después en Lituania, consideró que el poder Lukashenko está en "bancarrota moral" e instó a la comunidad internacional que ayude a acabar con el "cínico desprecio hacia la dignidad humana en pleno centro de Europa".

También exhortó a imponer sanciones contra los altos responsables bielorrusos que "cometieron violaciones electorales y crímenes de lesa humanidad".

Decenas de miles de bielorrusos se manifiestan desde principios de agosto en contra de la reelección, considerada fraudulenta, de Lukashenko, al frente de esta ex república soviética desde 1994.

Las primeras protestas tras los comicios fueron duramente reprimidas, y dejaron tres muertos y decenas de heridos. Más de 7.000 personas fueron detenidas, y varias denunciaron violencia y torturas.

Lukashenko cuenta con el apoyo de Rusia, su principal socio económico y aliado, y denuncia un complot occidental con el objetivo de echarlo del poder.
El representante ruso en el Consejo de Seguridad, Dmitri Polianski, denunció este viernes la "evidente injerencia de potencias extranjeras" en Bielorrusia.

Esta semana, seis periodistas bielorrusos fueron arrestados por haber cubierto manifestaciones de estudiantes contra Lukashenko. Este viernes fueron condenados a tres días de cárcel.