Escucha esta nota aquí

El líder turcochipriota Mustafá Akinci, crítico del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, y el candidato apoyado por Turquía, Ersin Tatar, disputarán una segunda vuelta electoral el 18 de octubre en la autoproclamada República Turca de Chipre del Norte (RTCN), solo reconocida por Ankara, la capital turca.

Tatar, un nacionalista de derecha, obtuvo un 32,5% de los sufragios en una votación realizada este domingo, mientras que Akinci logró casi un 30% entre 11 candidatos, anunció el Consejo Electoral, tras ser escrutados 723 de 738 centros electorales. Como ningún candidato obtuvo más del 50% de los votos, los dos primeros disputarán una segunda ronda el próximo domingo, de acuerdo con el Consejo Electoral.

Según este, acudieron a las urnas más del 50% de los 199.000 electores inscritos. Esta votación se celebró en un contexto de tensiones en el Mediterráneo oriental sobre la explotación de hidrocarburos entre Ankara y Atenas, principal aliado de la República de Chipre, que ejerce su autoridad en los dos tercios de la parte sur de la isla y que pertenece a la Unión Europea.

La RTCN, donde viven unas 300.000 personas, abarca el tercio norte de la isla, ocupado desde 1974 por Turquía en reacción a un golpe de Estado que perseguía anexionar Chipre a Grecia. Turquía, cuya costa dista unos 80 km de la de Chipre, considera que la isla es un elemento clave en su estrategia para extender sus fronteras marítimas. 

Akinci es seguido en los resultados de la votación por Tufan Erhurman (un 21,62% de los votos), otro socialdemócrata que aboga como él por la reunificación de Chipre bajo la forma de un Estado federal. 

Según Mine Yucel, directora de Prologue Cconsulting, especializada en encuestas, es probable que Akinci gane en la segunda vuelta con más del 55% de los votos si se le sumaran los electores de Erhurman. En el cuartel general de Akinci, considerado el presidente saliente, cientos de sus partidarios bailaban y algunos festejaban la victoria.

Elecciones cruciales

Akinci es un socialdemócrata, de 72 años, partidario de la reunificación de la isla y de reducir los lazos con Ankara, lo que le ha valido la hostilidad de Erdogan. Estas elecciones son cruciales para nuestro destino, declaró Akinci, tras haber votado, y se dijo preocupado por la salud de los turcochipriotas a causa de la pandemia, pero también por la salud de la política en la RTCN.

El dirigente denunció la intervención de Turquía en las elecciones y la utilización que hicieron los responsables turcos de sus colegios como si fueran oficinas de campaña. Turquía apoya abiertamente a Tatar, de 60 años, actualmente primer ministro del Gobierno y sobre el que recae buena parte de los poderes ejecutivos.

Desde hace muchos años, las negociaciones para reunificar la isla tropiezan con la cuestión de la retirada de los cerca de 30.000 soldados turcos desplegados en el tercio norte. Estas elecciones son importantes porque elegimos al presidente que negociará con los grecochipriotas sobre el futuro de Chipre, explicó Esat Tulek, un funcionario jubilado de 73 años, que votó en Nicosia, la capital.

La votación en RTCN, que depende económicamente de Turquía, interviene en un contexto de crisis económica, amplificada por la pandemia de Covid-19, que hasta ahora causó 800 infecciones oficiales y 4 muertos.