Escucha esta nota aquí

En Alemania el número de muertos por las inundaciones aumentó a 165 personas este lunes y los equipos de rescate siguen buscando a desaparecidos. Entre semana el consejo de ministros debe evaluar las primeras ayudas financieras de emergencia. Mientras tanto, los damnificados reciben asistencia por parte de vecinos solidarios.

Con la enviada especial de RFI en Renania del Norte-Westfalia, Anastasia Becchio, y Aída Palau

El sofá y el tapete de Yvonne Häuser, residente de Erftstadt, están empapados y llenos de lodo. Se amontonan sus muebles en frente de su casa, en este pueblo devastado por las inundaciones. La mujer intenta vaciar su sótano con la ayuda de varios vecinos.

“Muchos habitantes del sector vinieron para ofrecer asistencia. Proponen comprarnos mercados, nos regalan comida y bebidas, o ayudan para evacuar el agua del sótano. En este pueblo, la solidaridad es inmensa“, cuenta.

En el suelo generadores y bombas de agua ruedan a toda potencia. No muy lejos, Gaby Fishermann y su esposo asan salchicas. La pareja viene de una region alejada, que no ha sido afectada por la catástrofe climática. “Queríamos aportar algo pero como no tenemos fuerza física, se nos ocurrió comprar salchichas y panecitos para cocinar”, explica Fishermann. “Nosotros estamos bien y no perdimos nada. Pero los habitantes de este pueblo no tienen ni agua potable ni electricidad, es muy triste”, agrega.

La reconstrucción tardará años

Se estiman los daños en miles de millones de euros. El gobierno de Angela Merkel ha anunciado un plan para la reconstrucción. Ésta tardará meses sino años.

La canciller, quien estuvo visitando algunos de los lugares siniestrados, asegurá que la devastación es surrealista y prometió la ayuda del estado federal para las regiones afectadas. De momento se van a desbloquear 300 millones de euros de forma urgente, pero luego se pondrá en marcha un programa de varios miles de millones.

Desde el pueblo de Schuld, cerca de Bonn, donde el agua del rio Ahr se lo tragó todo a su paso, Merkel hizo un llamamiento para que se aceleren las políticas contra el cambio climático. Y es que las tormentas que han afectado al oeste de Alemania y su virulencia pueden estar vinculadas con este fenómeno.

A dos meses de las elecciones generales en las que Merkel no se presenta, la agenda climática se ha colado en la precampaña lo que podría beneficiar al Partido Verde, y a su líder, Annalena Baerbock, segunda en intenciones de voto.

Comentarios