Escucha esta nota aquí

Los autores de los atentados yihadistas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos no hicieron tambalear la fe "en la libertad y la democracia", consideró el primer ministro británico, Boris Johnson, con motivo de la conmemoración de la tragedia. 

"Aunque los terroristas impusieron una carga de dolor y sufrimiento, y aunque la amenaza persiste hoy en día, podemos decir ahora, con el beneficio de 20 años de distancia, que no lograron hacer tambalear nuestra creencia en la libertad y la democracia", afirmó el conservador británico en un mensaje de vídeo que se proyectará el sábado en un acto conmemorativo en Londres. 

"No consiguieron dividir a nuestras naciones, ni hacernos abandonar nuestros valores, ni hacernos vivir en el miedo permanente", agregó el dirigente, nacido en Nueva York. 

"El hecho de que nos unamos hoy -en el dolor, pero también en la fe y la determinación- demuestra el fracaso del terrorismo y la fuerza de los lazos que nos unen", consideró sobre los atentados en que murieron 67 británicos. 

Johnson también se refirió a la vuelta al poder de los talibanes en Kabul, 20 años después de su expulsión por parte de Estados Unidos, que los acusó de albergar al líder de Al Qaeda Osama bin Laden, abatido en mayo de 2011 en Pakistán.  

"Los recientes acontecimientos en Afganistán no hacen más que reforzar nuestra determinación de recordar a quienes nos fueron arrebatados, de apreciar a los supervivientes y a los que todavía están de duelo y de aferrarnos a nuestra fe en la libertad y la democracia", afirmó. 

El gobierno británico ha dicho que juzgará a los talibanes por sus acciones y no sus promesas.

El jefe de la inteligencia interior británica, Ken McCallum, aseguró que los acontecimientos en Afganistán pueden haber "envalentonado" a los extremistas y haberles dado una "inyección de moral", afirmando que sus servicios se mantienen especialmente "vigilantes" contra la amenaza terrorista.

Comentarios