Escucha esta nota aquí

En un centro de adiestramiento de perros instalado en un simple contenedor en el pueblo nevado de Klíny, en las montañas checas, Renda, Cap y Laky tienen una nueva tarea para luchar contra la pandemia del coronavirus.

Olisquean seis recipientes que contienen trozos de tela impregnados del olor de los pacientes contagiados con covid-19, de personas sanas o de falsas muestras y deben designar el del enfermo.

"¡Buen chico!" le dice Lenka Vlachova, una adiestradora de perros que trabaja en la brigada de bomberos de Praga, mientras Renda, un terrier de caza alemán, se sienta cerca de una muestra positiva, moviendo el rabo.

El equipo de adiestradores que trabaja durante su tiempo libre señala que en el 95% de los casos los test son positivos.

"El estudio pretende verificar la capacidad de los perros para detectar el covid-19 y generar un método que permita la utilización de perros amaestrados para luchar contra la pandemia", dice a la AFP el jefe del proyecto Gustav Hotovy.

"El método debería funcionar también con otras enfermedades, incluso más letales que el covid-19".

"A fin de cuentas, con un perro amaestrado deberíamos poder detectar a un gran número de personas en muy poco tiempo", dice.

Vlachova asegura a la AFP que el primer estudio que confirma que los perros son capaces de detectar los tejidos biológicos atacados por un virus fue realizado en Estados Unidos hace una década.

"El virus modifica el tejido humano y afecta la marca olfativa de las personas", declara.

Hotovy, un adiestrador jubilado cuyo equipo ha empezado a entrenar a los perros en agosto pasado, dijo que la marca olfativa cambia "tanto que los perros lo perciben inmediatamente".

¿100% de aciertos?

Las muestras utilizadas se obtienen frotando un algodón contra la piel de un paciente. El equipo debe asegurar que la muestra está exenta de virus para impedir que los propios perros se contagien.

Con el mismo método de muestras, un equipo finlandés utilizó perros para diagnóstico en el aeropuerto de Helsinki, y declaró que los animales podían detectar el virus con un éxito de cerca del 100%.

Según Vlachova, a los checos les gustaría asociarse con los finlandeses o con equipos franceses y alemanes que trabajan en proyectos similares.

A diferencia de sus colegas occidentales, el equipo checo trabaja durante su tiempo libre y cuenta con los magros medios financieros que ha proporcionado una fabricante de alimentos para perros local.

Tags

Comentarios