Escucha esta nota aquí

Los contagios de coronavirus en Chile se incrementaron la última semana y bordearon este viernes los 26.000 casos, que significó un cambio de escenario sobre todo en Santiago, donde arranca el periodo de mayor confinamiento desde el inicio de la crisis sanitaria.

Si la semana pasada el Gobierno de Sebastián Piñera celebraba haber alcanzado una "meseta de contagios" y planificaba la reapertura gradual de las actividades productiva, este viernes casi la totalidad de la capital chilena inicia el más extendido confinamiento geográfico, con más del 70% de sus habitantes bajo cuarentena obligatoria.

"Hoy (viernes) comienza un gran esfuerzo para disminuir los casos en el Gran Santiago", dijo el ministro de Salud, Jaime Mañalich, al entregar el reporte diario de nuevos casos de coronavirus, que cifró en 25.972 el total de contagiados y en 294 los fallecidos, nueve de ellos en las últimas 24 horas.

El tono de las autoridades chilenas comenzó a cambiar el fin de semana pasado. De estrategias de "nueva normalidad" o "retorno seguro", el Gobierno pasó a hablar de la "Batalla de Santiago", donde se concentra más del 80% de los contagios.

Horas cruciales 

Aunque hay un tono de alarma entre la población tras dispararse los contagios, las autoridades mantienen la cautela.

A la cabeza de la estrategia oficial, el ministro de Salud resalta la baja letalidad al coronavirus alcanzada por Chile (1,1 cada 100 enfermos) y explica que el aumento de los casos está  relacionado con el incremento en el número de test que realizan.

Desde el miércoles se practican un promedio diario de 12.000 test PCR (con muestras tomadas con hisopo en la faringe), según las autoridades sanitarias.

De acuerdo con Mañalich, Chile es uno de los países de América Latina que más exámenes de PCR por habitante realiza, con 255.961 test acumulados hasta la fecha. El ministro también señaló que las cifras comenzaron a subir cuando comenzaron a salir desde la semana pasada en búsqueda de contagiados asintomáticos.

La preocupación se centra en la respuesta que puedan dar los hospitales de las zonas más pobladas de Santiago, donde aumentó mucho la demanda en atenciones de urgencias y de camas críticas en los últimos días.

De acuerdo con las autoridades de Salud, hay 2.029 hospitalizados por coronavirus en el país, de los cuales 79 se encuentran en estado crítico.

De los hospitalizados, 419 están conectados a un ventilador mecánico y las autoridades aseguran que hay disposición de otros 500 de estos aparatos.