Escucha esta nota aquí

Los contagios de covid-19 siguen acelerándose en el mundo en vísperas de Navidad, debido a la rápida propagación de la variante ómicron que forzó a que España y Grecia impongan de nuevo desde este viernes el uso obligatorio de la mascarilla en la calle.

En su discurso de Navidad, el primer ministro británico Boris Johnson llamará a sus compatriotas a regalarse una dosis de vacuna, mientras que el país superó en los últimos dos días los 100.000 nuevos casos de covid en 24 horas.

Para Navidad, "siempre hay algo maravilloso que podéis regalar a vuestra familia y al país entero (...) hacerse vacunar, sea la primera, la segunda o la dosis de refuerzo", dice en un mensaje que se transmitirá el viernes.

En España, a partir del viernes los ciudadanos volverán a llevar mascarilla de forma obligatoria en exteriores.

Y en la región de Cataluña, una de las más pobladas, las autoridades impusieron un toque de queda de 01:00 a 06:00 de la madrugada y limitaron las reuniones a diez personas justo antes de las fiestas de Navidad.

También Grecia recuperó el uso de la mascarilla tanto en interior como en exterior desde el viernes hasta el 2 de enero.

En Italia, el cubrebocas será igualmente obligatorio en exteriores, anunció el jueves el gobierno sin precisar la fecha de la entrada en vigor de la medida.

En Estados Unidos, donde la variante ómicron ya es claramente dominante, se registraron 265.770 nuevos casos el jueves, aunque eso no disuadió a millones de ciudadanos de viajar para celebrar en familia las fiestas de Navidad y fin de año.

Casi 110 millones de personas viajarán en EEUU 

Según la Asociación del Automóvil del país, más de 109 millones de personas se trasladarán en avión, tren o coche desde el 23 de diciembre al 2 de enero, un 34% más que el año anterior.

Estos movimientos van acompañados de un ritmo de vacunación que parece volver a acelerarse, sobre todo con dosis de refuerzo de las que se inocularon 1,3 millones en las últimas 24 horas.

La Casa Blanca anunció que las restricciones a los viajes desde ocho países de África acabarían el 31 de diciembre.

Marruecos por su parte anunció que alargaba hasta finales de enero el cierre de sus fronteras aéreas en vigor desde el 29 de noviembre.

En la ciudad Belén, en los territorios ocupados de Cisjordania, cientos de personas se reunieron a pesar del frío en la plaza del Pesebre, el lugar en el que según la tradición cristiana nació Jesús de Nazaret, para seguir un desfile de scouts palestinos.

Al igual que el año pasado, la misa de medianoche estará reservada a un pequeño grupo de fieles que asisten con invitación.

En el Vaticano, la tradicional misa de Navidad en la Basílica de San Pedro comenzará a las 18H30 GMT, y volverá a estar presidida por el papa Francisco. Al día siguiente, el sumo pontífice proclamará por octava vez desde la plaza de San Pedro la bendición Urbi et Orbi.

Vacuna obligatoria en Ecuador 

En Ecuador, sus habitantes no tendrán otra opción que hacerse vacunarse. El ministerio de Sanidad anunció el jueves la vacunación obligatoria para toda la población mayor de 5 años, el primero en hacerlo en todo el mundo.

El país cuenta con un 69% de sus 17,7 millones de habitantes con la doble dosis.

Con mejor porcentaje de vacunación está Chile (86%), que anunció que a partir de febrero empezará a administrar una cuarta dosis del inmunizante, comenzando por los grupos más vulnerables.

Y a la batería de vacunas disponibles, se sumó el jueves la primera hecha en América Latina, una versión del fármaco de AstraZeneca fabricada conjuntamente por la argentina mAbxience y la mexicana Laboratorios Liomont que recibió luz verde de la OMS.

A pesar de estos sobresaltos, los primeros estudios procedentes de Sudáfrica, Escocia e Inglaterra muestran que ómicron comporta menor riesgo de hospitalización que delta.

Según la agencia sanitaria británica, los infectados con ómicron tienen entre un 50-70% menos de probabilidades de terminar hospitalizados.

Aun así, los científicos piden cautela. Aunque la infección sea menos virulenta, al propagarse más rápido puede llegar a más gente con lo que, en términos absolutos, el número de hospitalizados y fallecidos puede alcanzar cifras elevadas que saturen el sistema sanitario.


Comentarios