Escucha esta nota aquí

Representantes de Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China se reúnen hoy en Viena con una delegación de alto nivel de Irán para analizar cómo seguir adelante con el acuerdo nuclear de 2015 tras el abandono del tratado por parte de EEUU.

Se trata de la primera reunión sin representación de Estados Unidos de la llamada "comisión conjunta" del "plan conjunto de acción" (JCPOA, en sus siglas en inglés).

El encuentro empezó sobre las 11.15 hora local (09.15 GMT) en el mismo hotel de Viena en el que hace tres años se negoció el histórico tratado que limita el programa nuclear de Irán.

Según fuentes de la Comisión Europea en Viena, se espera que el encuentro dure entre 3 y 4 horas.

Al inicio de la reunión, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, explicó ante los delegados el alcance y el estado de la investigación de sus expertos en Irán.

El OIEA, que está encargado de supervisar el cumplimiento de todos los aspectos nucleares del acuerdo, confirmó ayer en un informe trimestral que, por el momento y a pesar del abandono estadounidense, Irán sigue cumpliendo con todas las exigencias.

Amano abandonó la reunión al cabo de unos veinte minutos, dando paso a las deliberaciones entre las delegaciones.

La delegación iraní está encabezada por el negociador nuclear jefe Abas Aragchi, mientras que el grupo internacional está liderado por la número dos de la diplomacia europea, Helga Schmid.

 "Vamos a presentar nuestras exigencias, que consisten en mantener los intereses del acuerdo y escuchar las propuestas de los demás", dijo Aragchi en unas declaraciones a la prensa de su país en Viena.

"Nuestra principal preocupación es el sistema bancario, las aseguradoras y el transporte", agregó el viceministro iraní.

"Después de intensas conversaciones en las próximas semanas, decidiremos si nos quedamos en el acuerdo o no", concluyó Aragchi.

Junto con el abandono del acuerdo, Estados Unidos ha anunciado nuevas sanciones comerciales contra Irán, que entrarán en vigor el próximo 6 de agosto, y que también afectarán a empresas de otros países, entre ellas europeas, que hacen negocios en Irán.

Las delegaciones de las demás potencias presentes en Viena están representadas a nivel de directores ministeriales, que analizarán con Aragchi cómo mantener vivo este acuerdo que aleja a Irán de desarrollar una bomba atómica a cambio de ventajas económicas para la República Islámica.

Reuniones de este tipo se vienen celebrando cada tres meses desde el que acuerdo entrara en vigor, en enero de 2016, aunque la de hoy fue convocada de forma extraordinaria por Irán con motivo de la retirada de Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció hace dos semanas su salida del acuerdo al considerar que concede a Irán demasiadas ventajas económicas mientras que la República Islámica sigue expandiendo su presencia militar en Oriente Medio.

El JCPOA obliga a Irán a limitar su programa nuclear a un nivel que le imposibilita -durante al menos doce meses- desarrollar armas atómicas.

Las reservas de uranio enriquecido, con una pureza reducida, no pueden exceder los 300 kilos, mientras que todas las instalaciones nucleares de Irán deben estar siempre accesibles para los controles de los inspectores internacionales.

Según el OIEA, la agencia nuclear de la ONU, la inspección en Irán es la más amplia e intrusiva jamás realizada en un país

Comentarios