Escucha esta nota aquí

Luego de la victoria de Juntos por el Cambio en las PASO del domingo en 17 provincias, Mauricio Macri vaticinó una victoria más amplia del bloque opositor en las elecciones generales.

“En noviembre, estoy convencido de que la rebelión va a ser aún mayor. No solo la gente que no fue a votar, que espero que vote a favor del cambio, sino que muchos de los que aún no votaron se van a dar cuenta de que cuando su vecino votó, se animó a decirles ‘basta’. Eso va a suceder en una proporción aún mayor”, sostuvo el expresidente en diálogo con radio Rivadavia.

Consideró que el Gobierno “destruyó lo más importante que tiene la Argentina, que son las familias”, y que muchos jóvenes se fueron del país en busca de trabajo y nuevas oportunidades.

“Generamos un éxodo que nunca había pasado por la destrucción de la esperanza y del valor del mérito. Me gustó mucho la frase de (Elisa) Carrió, que fue la rebelión de los pobres y rebelión al plan. Decir ‘no quiero más un plan, quiero un trabajo, ser importante, protagonista’; no estar en mi casa esperando que a vos se te ocurra darme un plan y ajustármelo cada tanto. Esto es lo que se acabó”, manifestó en diálogo con radio Rivadavia.

El dirigente de Juntos por el Cambio manifestó que el mundo se mostró “sorprendido y contento” por el resultado del domingo. “Pensaban que estábamos condenados, pero yo siempre creí. No van a volver a ganar porque ante la mentira, la ineptitud y la inmoralidad de vacunarse primero y estar de fiesta cuando nos encerraron, los argentinos van a decir basta”.

Intentar revertir

El peronismo debe recuperarse de un tsunami. El Gobierno de Alberto Fernández tiene dos meses para intentar revertir en las Legislativas el resultado de las primarias obligatorias y abiertas celebradas el domingo, que anticiparon que el oficialismo, de repetirse el resultado, perderá el control del Senado y la primera minoría en Diputados.

Los precandidatos del Frente de Todos perdieron en 18 de los 24 distritos del país, incluida la provincia de Buenos Aires, bastión de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. El presidente Fernández prometió escuchar el mensaje de las urnas y “corregir errores”, mientras la coalición que lo apoya se debate ahora entre radicalizarse o cambiar el rumbo.

Ni en sus peores pesadillas, el Gobierno esperaba un resultado como el del domingo. Si se suman los votos de todos los distritos del país, la coalición Juntos por el Cambio, la que llevó a Mauricio Macri a la presidencia en 2015, sacó casi 10 puntos de ventaja sobre un peronismo que por primera vez se presentaba unido en un solo frente. En las causas de la derrota hay factores económicos, políticos y, por supuesto, la pandemia.

“No hubo una buena lectura de los datos”, dice Lara Goyburu, politóloga de la Universidad de Buenos Aires e integrante de la Red de Politólogas. Ha pesado en el resultado que “no se han resuelto problemas estructurales que se arrastran desde hace años, vinculados con el empleo, el acceso a la vivienda, la pobreza, la inflación.

El Gobierno tiene ahora dos meses para hacer campaña y evitar que se repita en las Legislativas el resultado de las PASO.

Comentarios