Escucha esta nota aquí

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo el martes que era "demasiado pronto" para decir si será posible irse de vacaciones este verano y señaló que los viajes al extranjero serán "limitados", pero no excluyó la posibilidad de viajes intraeuropeos.

"Es demasiado pronto para decir si podremos tener vacaciones" este verano, "lo sabremos a inicios de junio", señaló Macron durante una entrevista retransmitida por televisión. 

"Vamos a limitar los viajes al extranjero, incluso durante las vacaciones de verano. Nos quedaremos entre europeos, quizás incluso tendremos que reducir un poco más" en función de la epidemia, añadió el mandatario, en momentos en el que el país superó los 25.000 muertos.

El gobierno desde hace varias semanas desaconseja a los franceses hacer planes para las vacaciones de verano de forma prematura.

La semana pasada, el secretario de Estado a cargo del turismo, Jean-Baptiste Lemoine, dijo que esta "temporada estival no será como las otras" debido a la pandemia y que los franceses tendrán que veranear cerca de su lugar de residencia.

"El turismo solo podrá retomar de forma muy concentrada en un primer tiempo, con una clientela de ultra proximidad", apuntó.

Francia comenzará a levantar progresivamente el lunes las medidas de confinamiento, en pie desde el 17 de marzo, pero los franceses no podrán desplazarse más allá de 100 kilómetros de sus domicilios. 

Los comercios no esenciales reabrirán, pero los restaurantes, cafés, cines y gimnasios permanecerán cerrados.

Tampoco se permitirá el acceso a las playas, y los festivales así como los grandes eventos deportivos de más de 5.000 personas han sido anulados.

"El virus sigue aquí, no lo hemos vencido", advirtió Emmanuel Macron. 

El gobierno se reunirá el jueves para ultimar las medidas de la fase de desconfinamiento y determinar qué regiones siguen enfrentando riesgos de contagio críticos.

Macron también instó a los franceses a seguir respetando el distanciamiento social para limitar los contagios. "No queremos empezar a retroceder después de tres semanas" y vernos forzados a reimponer un confinamiento, dijo.