Escucha esta nota aquí

Los franceses acuden hoy a las urnas en una segunda vuelta para elegir a su nuevo presidente entre Emmanuel Macron, que plantea fortalecer la Unión Europea frente al brexit, y Marine Le Pen, que pretende abandonar el bloque restableciendo el franco y sus fronteras, en detrimento del espacio Schengen.


Ambos candidatos irrumpieron en la política francesa por la sed de cambios que pide la población. A juzgar por los sondeos, la victoria del exministro de Economía es más que segura, sobre todo tras el último debate televisado. Además, Macron ve cómo Le Pen no logró capitalizar las dudas de su programa. Sin embargo, recordando el sorpresivo triunfo de Donald Trump en EEUU, todo puede pasar. 

Denuncia al cierre de campaña
Una alerta surgió a último momento. Minutos antes del cierre de campaña el viernes, Macron denunció un “pirateo masivo” de documentos calificándolo como una tentativa de “desestabilización democrática”, como ocurrió en EEUU en la última campaña presidencial. Varios gigas de archivos internos del equipo de Macron, incluyendo emails y documentos de contabilidad, fueron diseminados en las redes sociales mediante una página difundida por el sitio Wikileaks (“MacronLeaks”) y viralizada en Twitter por la extrema derecha.   


La autoridad electoral francesa alertó que cualquiera que difunda los documentos pirateados se expone a sanciones penales.

Lo que dicen las encuestas
De acuerdo con la encuesta del canal de TV Bfmtv, un día después del debate, Macron obtendrá el 62% de los sufragios, tres puntos más que en el estudio del martes, según publicó EFE.
 Al 24% de votos que obtuvo en la primera vuelta, Macron sumaría el 45% de los que votaron por François Fillon, el 54% de los que lo hicieron por  Jean-Luc Mélenchon, y el 72% de quienes apoyaron al socialista Benoît Hamon.


Le Pen, que obtuvo el 21,3% el 23 de abril, tendría el 38% de los sufragios hoy, gracias a que obtendría un 32% de los votos de Fillon, un 14% de los de Mélenchon y un 7% de los de Hamon.

Síntesis del mundo
“Lo que se refleja en esta segunda ronda es lo que está pasando en Europa y en el mundo, que es la confrontación de dos visiones de mundo más que de partidos”, afirmó el internacionalista Carlos Murillo a EL DEBER. Detrás del populismo de izquierda o de derecha hay una tendencia al nacionalismo, en este caso representado por Le Pen. Murillo apuntó que “en los casos francés y estadounidense es un nacionalismo que no significa aislarse sino recuperar el protagonismo, pero sin el aislacionismo seguido por otros movimientos nacionalistas del siglo pasado”. 


Frente a ello, y es el caso de Macron, “lo que uno observa es que si bien se preocupan por mantener la identidad de Francia, sí buscan reconocer que es imposible revertir el proceso de globalización”, indicó. Consultado sobre si Le Pen puede sorprender como Trump en EEUU frente a la favorita Hillary Clinton, Murillo dijo: “En la actual coyuntura creo que esas sorpresas son factibles porque hay un electorado que tiende a no reflejar su opinión en los sondeos”. 

Comentarios