Escucha esta nota aquí

El gobierno español aprobó el martes un paquete de ayudas directas de 10,5 millones de euros para adquirir viviendas y útiles de primera necesidad a quienes perdieron todo por la erupción del volcán en la isla de La Palma (suroeste).

Se trata de un paquete de "ayuda inmediata para los palmeros y palmeras que siguen desolados por el avance de la lava y lo han perdido todo", dijo a la prensa la portavoz del gobierno, Isabel Rodríguez

Unos 5,5 millones de los 10,5 millones de euros, irán destinados a la adquisición de 107 viviendas, sean en venta o de alquiler, "que puedan ser ocupadas de inmediato", explicó la portavoz.

El resto se dedicará a la compra de enseres necesarios para la vida cotidiana, como electrodomésticos.  

"Hay que darles una respuesta rápida y eficaz", añadió la ministra.

Las ayudas se amparan en la declaración de zona catastrófica para esta isla de 85.000 habitantes del archipiélago de las Canarias, afectada desde hace 8 días por la erupción del volcán Cumbre Vieja.

La colada de lava ha arrasado ya 589 edificaciones -no todas viviendas- y cubierto 258 hectáreas en esta isla de 85.000 habitantes que vive del cultivo del plátano y del turismo, según el sistema de medición geoespacial europeo Copernicus. Más de 6.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares, pero no ha habido heridos ni muertos.

La lava se encontraba este martes a unos 800 metros del mar, un encuentro que no es seguro que se produzca pero que despierta inquietud porque puede generar explosiones, olas de agua hirviendo o incluso nubes tóxicas, según la página del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

La lluvia de cenizas llegó a dejar inoperativo durante 24 horas el aeropuerto de Santa Cruz de la Palma el fin de semana, y aunque teóricamente funciona, no están llegando vuelos.

Sánchez prometió la semana pasada en la isla que se iban a aprobar "ayudas inmediatas destinadas a facilitar viviendas a los palmeros y palmeras afectados (...) y adquirir enseres y objetos necesarios, que hayan perdido, para su día a día". 

Asimismo, las ayudas debían "garantizar el mantenimiento y abastecimiento de algo muy importante en esta isla, como es el sistema de regadío", añadió. 

Finalmente, aseguró que permitirían "el restablecimiento de la movilidad y el transporte de personas", tras la destrucción -a fecha de este martes- de 21 kilómetros de carreteras, y la concesión de subsidios de desempleo a quienes hayan perdido su empleo por la catástrofe.

Comentarios