Escucha esta nota aquí

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este sábado que no descarta comprar armamento de guerra a su aliado Irán, al responder al mandatario colombiano, Iván Duque, quien denunció el jueves que Caracas alistaba la adquisición de misiles con ayuda de Teherán.

"Venezuela no tiene prohibición de comprar lo que necesite (...) y sí Irán tiene posibilidades de vendernos una bala o un misil, y nosotros tenemos posibilidades de comprarlo, ¡buena idea, Iván Duque!, aprobado, lo voy a hacer, lo vamos a hacer entonces, vamos a ver, hay que estudiarlo", dijo Maduro.

El mandatario socialista, cuyo segundo mandato es desconocido por Colombia, junto a medio centenar de gobiernos con Estados Unidos a la cabeza al considerar su reelección en mayo de 2018 "fraudulenta", ironizó ante la aseveración hecha por Duque, que lo tilda de "dictador".

"Qué buena idea, hablar con Irán y ver qué misiles tienen de corto, mediano y largo alcance y si está en nuestras posibilidades, dado las grandes relaciones que tenemos con Irán, comprar baterías misilísticas para reforzar la defensa aérea, antiaérea, terrestre, misilística de Venezuela", sostuvo Maduro, aludiendo al ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López.

Duque, citando informes de "inteligencia" indicó que hay un interés "de la dictadura" de Maduro en "adquirir unos misiles de mediano y largo alcance a través de Irán".

Maduro, bajo cuya gestión el país con las mayores reservas de crudo cayó en la peor crisis de su historia reciente marcada por seis años de recesión e hiperinflación, recordó que durante años el país caribeño ha comprado armamento ruso.

"No es para agredir a nadie, es para defendernos de la agresión imperialista", aseguró Maduro, que acusa a Washington de encabezar un complot internacional para derrocarlo, con sanciones financieras que incluyen un embargo petrolero vigente desde abril de 2019.

Pese a las críticas de Estados Unidos, la relación de Caracas y Teherán crece. Entre mayo y junio pasado enviaron cinco buques con 1,5 millones de litros de gasolina, en medio de una escasez agravada durante la pandemia de Covid-19 en la otrora potencia petrolera.

A fines de julio pasado abrió el primer supermercado iraní en Caracas en un local expropiado a la cadena de hipermercados franco-colombiana Éxito por el fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013) .