Escucha esta nota aquí

Las denuncias realizadas el miércoles por el secretario de Estado, Mike Pompeo, de "transferencias de apoyo" al régimen de Maduro por parte de Irán, y por el principal diplomático estadounidense para asuntos venezolanos, Elliott Abrams, de que "Irán está jugando un papel cada vez mayor" en Venezuela, fueron reforzadas por el representante diplomático de Estados Unidos en Caracas, James Story, que confirmó que Nicolás Maduro está entregando toneladas de oro a Irán procedentes de las reservas del Banco Central de Venezuela.

ABC Internacional reportó que en una rueda de prensa por internet, el representante de EEUU afirmó que "está saliendo oro venezolano sin transparencia hacia Irán en los vuelos de Mahan Air para financiar la reactivación de las refinerías de petróleo en Paraguaná". Advirtió de que hay que tener transparencia en un Estado que ampara el terrorismo.

La compañía aérea iraní Mahan Air se encuentra sancionada por EEUU desde hace algunos años por transportar armas a grupos terroristas en Oriente Próximo y es la que Maduro ha contratado para establecer un puente aéreo entre Teherán y Punto Fijo, en la península de Paraguaná (noreste de Venezuela), de unos 16 vuelos, para reactivar la refinería de Cardón, paralizada por la escasez de gasolina.

Según ABC, el embajador legítimo de Venezuela en Washington, Carlos Vecchio, también confirmó el tráfico clandestino del oro venezolano. Explicó que la venta ilegal del oro que realiza el régimen chavista "evidencia que nos enfrentamos a un conglomerado criminal".

La noticia fue adelantada por la agencia Bloomberg: "Funcionarios del Gobierno venezolano acumularon unas nueve toneladas de oro, una cantidad equivalente a unos 500 millones de dólares, en aviones con destino a Teherán este mes como pago por la ayuda de Irán para revivir las refinerías de gasolina paralizadas de Venezuela, dijeron las fuentes".

Aprovechando la pandemia

ABC indicó que la salida clandestina de los lingotes de oro ha provocado una caída repentina de las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela, que de 8.000 millones de dólares han bajado a 6.300 millones de dólares, que es la cantidad más baja en tres décadas.

En las bóvedas del Banco Central de Venezuela todavía quedan unas 80 toneladas de oro. La entrega a Irán fue posible porque la máxima entidad bancaria del país se encuentra cerrada como todos los bancos desde el 13 de marzo por la cuarentena del coronavirus.

"Con gran parte del personal del Banco Central aislado en su hogar, el transporte de los lingotes de oro en vehículos blindados para llevarlos al aeropuerto fue discreto y realizado por empleados y funcionarios de seguridad fuertemente armados desde las bóvedas ubicadas en el centro de Caracas, según el personal familiarizado con el asunto", añadió la agencia.

Irán, por su parte, rechazó el viernes las acusaciones estadounidenses de que está ayudando a Venezuela a reconstruir su maltrecha industria petrolera a cambio de oro, y replicó que Washington busca descarrilar las relaciones comerciales entre ambos países.

Las acusaciones "son infundadas", indicó Teherán, sin contestar directamente a la mención del oro, según la AFP.


Comentarios