Escucha esta nota aquí

El primer vuelo espacial tripulado de la compañía SpaceX, cuyo cohete lanzará a dos astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional, fue postergado para el sábado por el mal tiempo poco antes de su despegue este miércoles en el Centro Espacial Kennedy en Florida.

"Lamentablemente no vamos a hacer un lanzamiento hoy", dijo el director de lanzamientos de SpaceX, Mike Taylor, a los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley, agregando que el clima no mejoraría hasta diez minutos después de la hora programada para el despegue.

La nueva página en la historia espacial deberá esperar hasta ese día, cuando habrá una próxima ventana posible para coordinarse con la estación espacial.

El anuncio de postergar la misión se dio en el último momento, con la escotilla de la cápsula Crew Dragon cerrada y Hurley y Behnken atados a sus asientos.

El avión presidencial con Donald Trump y su esposa, Melania, había aterrizado bajo la lluvia tras sobrevolar la zona del lanzamiento en la costa de Florida. Ambos presenciarían en persona el lanzamiento.

La cápsula está unida a la parte superior de un cohete Falcon 9 de la firma privada. "Es un sueño hecho realidad, nunca pensé que sucedería", dijo antes del anuncio de postergación Elon Musk, quien fundó SpaceX en 2002 en California. 

Antes de abordar la cápsula, Hurley y Behnken pudieron despedirse de sus familias. A sus hijos pequeños, Musk dice haberles dicho: "Hemos hecho todo lo posible para que sus padres regresen". 

Sobre un cohete de 70 metros de altura lleno de queroseno, los dos hombres intentarán despegar el sábado a las 15:22 desde la plataforma de lanzamiento número 39A, la misma que usaron Neil Armstrong y sus compañeros de la tripulación de la Apolo hace más de cinco décadas. Se espera que lleguen a la estación espacial 19 horas después. 

Behnken y Hurley estuvieron previamente en cuarentena durante dos semanas. A pesar del encierro, el vuelo se mantuvo en pie.

Los turistas y entusiastas que habían arribado a presenciar el espectáculo ocupaban las playas cercanas.

"Tomamos todas las precauciones para ver este evento monumental", dijo Kyle Rodríguez, un ingeniero especializado en robots que vino con su esposa el lunes desde San Francisco. "Los boletos (de avión) no eran caros".

La cápsula debe llegar a la estación espacial, situada a 400 kilómetros sobre la Tierra, donde probablemente permanecerá acoplada hasta agosto.

Si cumple su misión, los estadounidenses ya no dependerán de los rusos para llegar al espacio, como ha ocurrido desde 2011, pues las Soyuz rusas son los únicos vehículos espaciales que hacen este recorrido, despegando del cosmódromo de Baikonur en Kazajistán.

Las rutas desde Florida volverán a ser regulares, con cuatro astronautas a bordo.

Y SpaceX será libre de organizar viajes espaciales para turistas con la cápsula, por un boleto que probablemente costará decenas de millones de dólares la plaza.

Comentarios