Escucha esta nota aquí

Si antes las estafas telefónicas estaban relacionadas con el tema de ‘las maletas’, en la actualidad los timadores están aprovechando la pandemia del Covid-19 para hacer de las suyas, como hace poco sucedió en Argentina, donde intentaron robarle todo el dinero a una mujer de la tercera edad.

Las autoridades detuvieron a una persona que intentó estafar a una mujer de 89 años, cuando intentaba darse a la fuga con una fuerte cantidad de dinero que había obtenido haciéndose pasar por un familiar enfermo con Covid-19.

"Hola mamá, soy tu hijo, escúchame, tengo Covid, me siento muy mal, tengo fiebre, necesito dinero", dijo una persona, a través de una llamada telefónica, haciéndose pasar por el hijo de la octogenaria.

De acuerdo con información proporcionada por el diario argentino Clarín, la mujer no dudó de la identidad del sujeto que le hablaba por el teléfono y colocó $us 3.000 en un sobre y pidió a su cuidadora que bajara y entregara el dinero a un joven que iba a pasar por el botín.

El reporte agrega que la mujer, sin saber que estaba siendo víctima del ‘cuento del tío’, retomó la conversación con el estafador y le confirmó que había entregado el dinero para que pueda recibir la atención médica.

El estafador fue más allá de los $us 3.000 y le advirtió sobre un supuesto riesgo que corrían los ahorros de la mujer en el banco, situación que dejó preocupada a la octogenaria y le preguntó: "¿Qué hacemos con el dinero que hay en la caja de seguridad?". Ante la consulta, el estafador respondió: "Mamá, tenés razón, ahora va a pasar mi amigo para llevarte al banco, dame tu número de celular".

Según las investigaciones, el mismo joven que recibió los $us 3.000 trasladó a la víctima desde su casa hasta el banco para que retire $us 30.000.

La estafa se estaba concretando; sin embargo, uno de los hijos de la víctima fue a visitarla y al no encontrarla, la cuidadora le informó que había ido al banco a retirar dinero de la caja de seguridad, siguiendo las recomendaciones realizada por uno de sus hijos.

El hijo de la octogenaria inmediatamente llamó a la Policía y al 911 y se dirigió a toda prisa hasta el banco. Se encontró con el vehículo que había transportado a su madre y que se alejaba de la entidad financiera con los $us 30.000. En ese instante empezó la persecución.

El estafador, identificado como Mariano Benjamín Acuña, fue detenido al concluir la persecución y se encuentra procesado con prisión preventiva por haber intentado robarle a una jubilada de 89 años los 30.000 dólares que retiró del banco, además de los 3.000 dólares previos que sí logró adquirir.


Comentarios