Escucha esta nota aquí

El diario The New York Times reveló hoy que SoftBank confirmó que el boliviano Marcelo Claure dejaba el cargo de director de operaciones. La partida de un antiguo lugarteniente del jefe del gigante de las inversiones, Masa Son, se produce cuando la empresa enfrenta enormes desafíos. Además, sus acciones están a menos del 50% del valor por diversos factores del negocio.

En 2013, el empresario boliviano vendió la compañía Brightstar Corp a SoftBank. Sin embargo, fue hace ocho años, en 2014 que Claure ingresó a la órbita de Son, cuando fue reclutado para administrar Sprint después de que el operador inalámbrico propiedad de SoftBank renunciara a su intento de comprar T-Mobile. (Sprint y T-Mobile finalmente se fusionaron en 2020).

Finalmente, se unió a SoftBank en 2017, convirtiéndose en un confidente cercano de Son y asumiendo un papel más importante dentro del gigante tecnológico. Entre sus mayores responsabilidades estaba la supervisión del cambio de WeWork: SoftBank intervino para rescatar a la empresa de trabajo conjunto, luego de miles de millones de dólares en inversiones que aumentaron su valoración, cuando abandonó los planes para una oferta pública inicial.

Entonces, los últimos meses en SoftBank estuvieron llenos de disputas salariales. The Times informó anteriormente que Claure había exigido alrededor de $us 2.000 millones en compensación; Son y otros en SoftBank retrocedieron, pero todavía se espera que se vaya con varios cientos de millones de dólares.

Un momento complicado para la salida

Revisando el comportamiento de las acciones de SoftBank se evidencia una caída estrepitosa en el último año hasta un 50% menos, cuando en abril de 2021 se logró valuar en un 20% más.

Así, la salida de Claure llega en un momento complicado para SoftBank, por varias razones:

- El precio de las acciones de la compañía se está hundiendo, en medio de una caída en las acciones tecnológicas y la represión de Beijing contra Alibaba, la mayor inversión individual de SoftBank.

- El acuerdo de Nvidia para comprar el diseñador de chips Arm de SoftBank enfrenta una fuerte oposición regulatoria, lo que podría negarle a SoftBank un gran día de pago.

- Y la salida de Claure priva a Son, de 64 años, de otro posible sucesor, después de una serie de salidas de ejecutivos de alto perfil en los últimos años.

Comentarios