Escucha esta nota aquí

"No más hambre, no más inseguridad, no más represión": la oposición venezolana ayer volvió a desafiar al Gobierno de Nicolás Maduro en las calles de Caracas, tras 53 días de protestas que dejan 49 muertos y ciudades semiparalizadas.

 Un chaparrón de gases lacrimógenos impidió avanzar a los opositores y miembros de la Federación Médica Venezolana (FMV) que intentaban dirigirse al ministerio de Salud en la capital venezolana, para protestar por la "catastrófica" situación de los hospitales por falta de insumos, equipamiento y medicamentos.

Esta "es la única opción que tenemos (seguir manifestando). ¿Si tengo miedo? Da más miedo seguir viviendo. ¿Usted ha ido a algún supermercado? No hay leche, no hay nada. Esto es vergonzoso", se quejó Raúl, de 64 años, un médico general.

"La salud es un desastre. Estamos en el peor estado de los últimos 30 años. Siempre da miedo venir. Pero lo seguiremos haciendo hasta que haya un cambio", dijo a la AFP Fernando Gudayol, un cirujano de 50 años.

El centro financiero de Caracas se inundó con pancartas con la palabra "Resistir" bajo los tres colores de la bandera venezolana, carteles denunciando "no más hambre, no más inseguridad, no más represión", y otros que reflejan la puja con el Gobierno: "Veremos quién se cansa primero".

 Del otro lado, seguidores del chavismo se concentraron en el Palacio presidencial de Miraflores, donde los recibió Maduro, quien además convocó a una mega marcha "por la paz", hoy.
 "¿Cuál es la falta de medicamentos? Nosotros estamos en las calles, en los módulos (de salud) dándole respuesta a lo que las comunidadades necesitan", se defendió Rangel Vegas, estudiante de medicina de 31 años, en diálogo con AFP.   

Vandalismo
Por su parte, el Gobierno denunció que al menos 51 unidades del sistema de transporte en el estado Bolívar, sur de Venezuela, fueron incendiadas en un presunto "ataque terrorista con bombas molotov", hecho por el cual hay tres personas detenidas, dijo el gobernador de esa región, el chavista Francisco Rangel Gómez.

El gobernador responsabilizó de ese hecho a quienes se hacen llamar "pacíficos" y "demócratas".
 "Tenían, por ejemplo, un vehículo con dos personas y un bidón de gasolina cargado frente al portón principal de Transbolívar", agregó el gobernador sobre los detenidos. 

Comentarios