Escucha esta nota aquí

Desafiando una lluvia torrencial, miles de manifestantes se concentraron en Glasgow para marchar por la “justicia climática” en una jornada de movilización mundial, después de que la activista sueca Greta Thunberg denunciase las negociaciones de la COP26 como un “fracaso”.

Organizadores y Policía preveían unos 50.000 manifestantes en la ciudad escocesa que desde el 31 de octubre hasta el 12 de noviembre recibe a los representantes de casi 200 países con la misión de alcanzar un acuerdo urgente para limitar el calentamiento global. Sin embargo, la fuerte lluvia y los violentos vientos retrasaron el inicio de la marcha, convocada por la plataforma Coalición COP26, donde las mojadas pancartas reclamaban “anteponer el planeta al dinero ya”.

“¿Qué queremos? ¡Justicia climática! ¿Cuándo la queremos? ¡Ya!”, coreaban los activistas cuando la columna inició su recorrido con la esperanza de llegar tres horas más tarde al lugar donde estaban previstos los discursos.

Durante la marcha, mostraron su insatisfacción con lo que consideran pura palabrería. “Esto ya no es una conferencia del clima. Es un festival global de lavado de imagen”, fustigó Thunberg.

Los negociadores harán una pausa hoy antes de lo que se perfila como una semana frenética de tira y afloja en cuestiones claves como las normas que rigen los mercados de carbono y la transparencia para que todo el mundo pueda vigilar que los demás hacen lo que prometen.

Comentarios