Escucha esta nota aquí

Al menos trece personas murieron este domingo en un ataque de la milicia islamista Al Shabab contra un hotel cercano al aeropuerto de Mogadiscio y a los edificios de varios organismos de la ONU en la capital somalí.

Las autoridades han desalojado los complejos de la Organización de la ONU para la Alimentación, del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) y de los Mercy Corps, que se encuentran en la zona.

El ataque tiene lugar después de que Al Shabab asesinara a tiros en Mogadiscio a un parlamentario somalí y a sus dos guardaespaldas, y en el último día de la visita del presidente estadounidense Barack Obama a la vecina Kenia.

La lucha conjunta entre Kenia y Estados Unidos (EEUU) contra Al Shabab ha sido precisamente uno de los temas más destacados en la agenda de Obama en la primera escala de una gira africana que continúa hoy en Etiopía.

Obama aseveró que el grupo terrorista ha sido "debilitado" en los últimos meses por la ofensiva del Ejército somalí y las tropas aliadas de la Unión Africana (UA), pero recordó que el problema no está resuelto.

La milicia ha perdido recientemente el control de importantes ciudades estratégicas, recuperadas por el Gobierno.

Ataques continuos

Al Shabab ha seguido atentando en las últimas semanas contra objetivos civiles y soldados de la Misión de la Unión Africana en Somalia (Amisom), además de asesinar a varios parlamentarios y otros representantes políticos somalíes.

La milicia islamista Al Shabab anunció en 2012 su adhesión formal a Al Qaeda y lucha para instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia.

El país africano vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.