Escucha esta nota aquí

Más de 1.600 migrantes africanos llegaron este fin de semana al archipiélago español de las Canarias, una cifra que no se veía desde hace más de una década, según informaron este domingo los servicios de emergencia locales.

El sábado, más de 1.000 personas llegaron en una veintena de precarias embarcaciones a las islas de Gran Canaria, Tenerife y El Hierro, estas dos últimas más alejadas de las costas africanas, indicó a la AFP una portavoz del servicio de emergencias 112 de Canarias.

Un migrante fallecido fue rescatado de la embarcación que llegó a El Hierro, detalló la portavoz.

En la mañana del domingo ya habían sido recuperadas varias pateras con un total de 600 migrantes africanos, agregó.

Los más de 1.600 migrantes registrados este fin de semana superan al récord anterior en esta nueva oleada de migrantes a Canarias, que se registró hace un mes, cuando se contabilizaron más de 1.000 migrantes en 48 horas.

Estas cifras no se veían desde la pasada crisis migratoria en la región, que tuvo su punto álgido en 2006, cuando llegaron más de 30.000 migrantes desde las costas africanas, situadas enfrente. 

En lo que va de este año, cuando la ruta de las Canarias se ha reactivado como una alternativa a la del mar Mediterráneo, donde la Unión Europea cerró acuerdos de control fronterizo con Turquía, Libia y Marruecos, han llegado más de 11.000 migrantes, según el ministerio de Interior, lo que supone siete veces más respecto al mismo periodo de 2019.

En una visita a Canarias el viernes, la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, abogó por aumentar el retorno a sus países de origen de todos los africanos no susceptibles de obtener protección internacional, ante la presión migratoria sobre el archipiélago.