Escucha esta nota aquí

Los talibanes han matado o herido a más de 400 miembros de personal de seguridad en Afganistán la semana pasada, indicó este domingo el Ministerio del Interior, que acusa a los insurgentes de incrementar los ataques antes de las negociaciones de paz.

Los talibanes habían reducido sus atentados en las ciudades afganas desde febrero, a raíz de la firma de un acuerdo con Estados Unidos para allanar el camino de las negociaciones de paz con el Gobierno de Kabul.

Luego, un alto el fuego durante los días festivos del Eid al Fitr, que marca el fin del mes de ayuno del ramadán, en mayo, había suscitado las esperanzas de que las dos partes se sentaran pronto a negociar.

Sin embargo, "en la pasada semana, los talibanes han llevado a cabo 222 ataques contra las fuerzas de seguridad afganas, causando la muerte o heridas a 422" de sus miembros, indicó el portavoz del Ministerio del Interior, Tareq Arian, en rueda de prensa.

También acusó a los talibanes de atacar lugares de culto o líderes religiosos para generar "presión sicológica" contra el Gobierno de Kabul.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, había prometido el jueves concluir el intercambio de prisioneros, que es la condición clave para entablar negociaciones de paz con los insurgentes tras cerca de 19 años de guerra.