Escucha esta nota aquí

El Reino Unido suma ya más de 40.000 muertes por coronavirus, según datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) publicados hoy, incluidos casi 10.000 en residencias de ancianos. 

Hasta el 8 de mayo se registraron 40.902 casos en que el covid-19 se inscribió como causa probable de la muerte en el certificado de defunción, según las estadísticas actualizadas de la ONS.

Estos balances son siempre superiores a los del ministerio de Sanidad que solo contabiliza los fallecimientos de personas que dieron positivo al test de Covid-19 y sumaba 34.796 hasta el lunes.

En cualquiera de los dos casos, el Reino Unido es el país más golpeado de Europa y el segundo del mundo solo por detrás de Estados Unidos.

Los datos de la ONS muestran una disminución de las muertes por coronavirus respecto a la semana del 1 de mayo, lo que refuerza la afirmación del gobierno de que el país ha superado el pico de la epidemia.

Sin embargo, los fallecimientos en las residencias de ancianos caen a un ritmo menor que entre la población general: el número total de decesos en geriátricos de Inglaterra y Gales asciende ahora a 9.975.

El comité de ciencia y tecnología de la Cámara de los Comunes, formado por diputados de diferentes partidos incluidos conservadores, criticó el martes la gestión gubernamental de la pandemia y denunció una "inadecuada" capacidad para realizar los tests de diagnóstico que tuvo graves consecuencias para las residencias de ancianos.

En un primer momento, las autoridades británicas decidieron reservar los pocos tests disponibles para los enfermos más graves. 

Debido a esto las residencias de ancianos no pudieron acceder a las pruebas "en el momento en que el virus se estaba propagando más rápidamente", aseguró el presidente del comité, el conservador Greg Clark.