Escucha esta nota aquí

Un médico sirio sospechoso de "crímenes de lesa humanidad" y torturas en una prisión del gobierno sirio fue detenido el 19 de junio en Alemania, donde vivía desde 2015, indicó este lunes la Fiscalía Federal.

Alaa M. está acusado de "crímenes de lesa humanidad" al menos en el caso de un manifestante, torturado hasta morir en 2011 en una prisión de los servicios de inteligencia del régimen de Bachar Al Asad en Homs (centro de Siria), según el comunicado de la Fiscalía de Karlsruhe.

Alaa M., por ahora en detención provisional en virtud de una orden de arresto firmada por un juez de instrucción, trabajaba como médico en una prisión donde se sospecha que torturó a partir del 23 de octubre de 2011, a un hombre que estaba encarcelado por haber participado en una manifestación contra el régimen de Damasco.

"Después de ser torturado, el detenido sufrió una crisis de epilepsia, tras la que otro preso pidió a un guardia que avisara a un médico", explica la fiscalía.

"Cuando llegó, el acusado, que acudió al lugar por ser médico, golpeó a A. con un tubo de plástico", agrega. "Incluso después de verlo en el suelo, siguió golpeando a la víctima y dándole patadas. Al día siguiente, el estado de salud de A. se deterioró de manera considerable", agrega la fiscalía.

"Los compañeros de celda pidieron de nuevo cuidados médicos y el acusado se presentó de nuevo, esta vez acompañañado por otro médico de la carcel. Ambos, armados con tubos de plástico, golpearon a A, que estaba muy debilitado y ya no podía caminar solo, hasta que perdió el conocimiento", describe la fiscalía. Según estas fuentes, la víctima "fue enrollada en una manta y trasladada por varios guardías". "Posteriormente murió", afirma la fiscalía.

Alaa M. salió de Siria a mediados de 2015 y se instaló en Alemania, como otros centenares de miles de sirios. Seguía ejerciendo como médico.

Dos exmiembros de los servicios de inteligencia sirios están siendo actualmente juzgados en Alemania acusados de crímenes de lesa humanidad y complicidad con crímenes contra la humanidad por las muertes de decenas de personas en un centro de detención y torturas sobre otros miles.