Escucha esta nota aquí

Como en muchos países, la pandemia afectó la economía y rebasó el sistema de salud en Cuba. Si bien esto fue parte del problema, miles de cubanos que protestaron en las calles de 40 ciudades y los que lo hicieron desde el exilio o las redes reclamaron por la inflación, apagones, escasez de alimentos, medicinas y productos básicos, pero, principalmente por libertad.

A una semana de la mayor protesta antigubernamental en los últimos 60 años, se reporta tensa calma, con 247 personas detenidas o desaparecidas y el anuncio de la Fiscalía General y del Ministerio del Interior de buscar a los instigadores de las protestas, según Amnistía Internacional.

No obstante, la información oficial desde la isla es incierta, pues, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos denunció “bloqueos a aplicaciones de mensajería y a redes sociales”, así como “cortes intermitentes al servicio de internet”.

El Covid-19 y la economía

Durante las últimas jornadas, Cuba batió récord de fallecidos por Covid-19 en un día, cerrando la semana con 269.546 casos positivos y 1.791 decesos, en 16 meses de pandemia, y alcanzando las 65 muertes como pico, el jueves, cuando el anterior marcaba 47.

Cubanos aseguran que los contagiados fallecen en sus casas por la falta de espacio en los hospitales y escasez de medicinas.

Fue ante esta situación que ciudadanos y organizaciones pidieron la apertura de un “corredor humanitario” para enviar donativos a Cuba, pero este fue rechazado por el Ministerio de Exteriores, que sugiere gestionarlos con las embajadas o realizar transferencias a cuentas oficiales.

El gobierno de Miguel Díaz-Canel responsabiliza al embargo de EEUU de la crisis económica, pero medidas estatales, como la apertura de tiendas en dólares y el desabastecimiento de las que manejan el peso cubano o la reforma financiera para unificar el peso cubano y el convertible, vigente 26 años, la agudizaron. Según Economist Intelligence Unit, Cuba tendrá una inflación del 400 al 500% en 2021.

Como solución, el gobierno anunció la libre importación de alimentos y medicinas temporal y la eliminación del límite de escala salarial para un grupo de empresas estatales, medidas que por hoy estarían calmando los ánimos.

Apoyo al gobierno cubano

En la jornada de ayer, el gobierno cubano regresó a los actos masivos, como en los tiempos de Fidel Castro, buscando rechazar las criticas en su contra en redes sociales y cerrar el paso a las protestas como las ocurridas hace una semana.

Miles de personas con mascarillas, banderas nacionales y del 26 de julio (Movimiento de Fidel Castro para la revolución), respondieron a la convocatoria en La Habana, y amanecieron junto al presidente Miguel Díaz-Canel y al líder jubilado Raúl Castro, vestido con su uniforme de general.

En su primera intervención, el mandatario cubano denunció que hay “un odio desbordado en las redes sociales y lo que está viendo el mundo de Cuba es una mentira”, dijo la autoridad.

Afirmó que el gobierno de Cuba no es un gobierno “que reprime a su pueblo” respondiendo a las imágenes y testimonios de represión policial que no son habituales en la isla.

“Pero ninguna mentira se ha levantado por casualidad o por error, todo está fríamente calculado en un manual de guerra no convencional”, añadió Castro, quien acusó a Estados Unidos de haber fomentado las protestas.

Según informó el diario oficialista del Partido Comunista en el país centroamericano, Granma, también se realizarón actos similares en otras ciudades cubanas como ser: Santiago de Cuba, Bayamo, Camagüey y Santa Clara.



Comentarios