Escucha esta nota aquí

El flamante presidente peruano, Manuel Merino, designó este miércoles como primer ministro a Antero Flores Aráoz, un político conservador de larga trayectoria que en 2009 integró un gabinete que renunció tras la muerte de 34 indígenas y policías durante la represión a una protesta.

"Hemos aceptado el reto de asumir la Presidencia del Consejo de Ministros. Hago un llamado a la unidad nacional. Vamos a cumplir con el cronograma electoral, reactivar la economía y darle la tranquilidad a la ciudadanía frente a la pandemia", anunció Flores Aráoz en su cuenta de Twitter.

La tarea que enfrentará su gabinete se centrará en la "seguridad ciudadana, la pandemia, la economía y las elecciones", enumeró el flamante funcionario en declaraciones a la prensa.

Merino, que asumió el cargo el martes luego de que el Congreso destituyera de la presidencia a Martín Vizcarra por "incapacidad moral", le tomó el juramento como primer ministro en una ceremonia realizada en el palacio de gobierno, transmitida por la televisora estatal.

El gabinete ministerial que encabeza se designará en las próximas horas y juramentará el jueves.

La designación de Flores Aráoz, un abogado de 78 años, marca el retorno al primer plano de este político socialcristiano e identificado con el ala dura del conservadurismo peruano.

El primer ministro indicó que el momento actual exige practicar "la 'realpolitik'" y buscar un equilibrio entre las presiones populistas del Congreso y la realidad del país.

La designación de Flores Aráoz "dará gobernabilidad y confianza a todos aquellos que temían que éste fuera un gobierno del Congreso. Su designación descarta que se imponga el populismo de las bancadas", dijo a la AFP el analista político Fernando Rospigliosi.

"Su trayectoria como político lo pinta más al extremo conservador", dijo el congresista Francisco Sagasti, del partido Morado, una agrupación centrista.

Flores Aráoz fue candidato presidencial en 2016 por su partido Orden, en unas elecciones donde quedó último entre 10 candidatos con 0,43% de los votos.

Entre 2007 y 2009 colaboró con el gobierno de Alan García (2006-2011), como embajador de Perú ante la OEA y luego como ministro de Defensa. Entre 1990 y 2006 fue parlamentario y presidió el Congreso en 2004.

En julio de 2009, como titular de Defensa integró el gabinete que renunció arrastrado por el escándalo que provocó la violenta represión a una protesta indígena que dejó 34 muertos: 24 policías y 10 nativos amazónicos.   

En su trayectoria se labró fama de duro por cuestionar los juicios a militares por violaciones a los derechos humanos durante la guerra contra el terrorismo de Sendero Luminoso (1980-2000).     

Siendo ministro de Defensa rechazó una donación del gobierno de la canciller alemana Angela Merkel destinada para construir un museo de la memoria sobre los años de terror que vivió Perú.