Escucha esta nota aquí

México se aproxima a los 200.000 fallecidos por covid-19 pese a completar nueve semanas con cifras a la baja, una tendencia que sin embargo no disipa el temor a una nueva ola de contagios.

La secretaría de Salud contabilizaba hasta el miércoles 199.627 muertes, que convierten al país en el tercero más enlutado en números absolutos después de Estados Unidos y Brasil.

Con 126 millones de habitantes, la tasa de letalidad de México es la decimoséptima por 100.000 personas. Los contagios superan los 2,2 millones.

Lejos quedaron las previsiones del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, que de un estimado inicial de 8.000 decesos pasó a 35.000 y luego a 60.000 en un escenario "catastrófico".

"Imaginé que iba a ser peor de lo que estaban suponiendo (...), pero resultó mucho más letal", dijo a la AFP Alejandro Macías, epidemiólogo que en 2009 dirigió la estrategia contra el virus H1N1.

Tercera ola

Según las autoridades, México acumula nueve semanas con la curva en descenso, tras la pesadilla vivida en enero cuando se rompieron los récords de fallecidos e infecciones, y los hospitales, sobre todo de la capital y su zona metropolitana, se desbordaron.

"Estamos en una relativa calma (...), en los hospitales ya hay más camas disponibles, se encuentra oxígeno porque ya no hay esas reuniones y fiestas" de fin de año, explica Macías.

Reacio a hacer nuevos pronósticos, Hugo López-Gatell, vocero de la estrategia contra el coronavirus, advierte sobre el riesgo de una nueva ola de contagios cuando millones de mexicanos se preparan para las vacaciones de Semana Santa.


Comentarios