Escucha esta nota aquí

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró este lunes que su coalición política haya retenido la mayoría en la Cámara de Diputados, y con ello el control de asuntos como el presupuesto nacional, a pesar de haber sufrido una importante pérdida de escaños. Sin embargo, ya no podrá gozar de la mayoría calificada de dos tercios, necesaria para hacer reformas constitucionales.

"Agradezco mucho porque como resultado de esta elección los partidos que simpatizan con el proyecto de transformación que está en marcha van a tener mayoría en la Cámara de Diputados", dijo el mandatario en su conferencia matinal. El partido de AMLO, Morena, obtendrá entre 190 y 203 escaños (hoy tiene 253), que sumados a los de sus aliados Partido del Trabajo y Partido Verde aumentarán hasta 265-298, según el conteo rápido del Instituto Nacional Electoral (INE).

Eso es bastante menos que los 333 de 500 escaños de que dispone actualmente la alianza. Sin embargo, el mandatario sostuvo que los resultados le permitirán continuar su proyecto y que el país mostró un "grado de madurez política pocas veces vista”. En las elecciones del domingo, más de 93 millones de mexicanos estaban llamados a renovar la Cámara de Diputados, 15 gobernaciones, 30 congresos locales y más de 1.900 ayuntamientos.

Oposición unida

"Se votó por dos proyectos, distintos y contrapuestos. Sobre todo en la elección federal” dijo López Obrador, quien se mostró convencido de que con la mayoría de su alianza en la Cámara de Diputados se tendrá "garantizado el presupuesto, y más específico y más a detalle, garantizado el presupuesto suficiente para los más necesitados, para los pobres. Entonces muchas gracias, muchas gracias a todo el pueblo, a todos los que participaron en esta elección".

La oposición, que formó una coalición integrada por los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática, totalizará entre 181 y 213 escaños. En la actualidad los tres partidos suman 139. Morena también perdió el control de varias alcaldías de Ciudad de México. El mapa de la urbe, una de las más grandes del mundo, quedó totalmente partido por la mitad, donde la derecha se llevó las alcaldías del oeste y la izquierda las del este.

Comentarios