Escucha esta nota aquí

Un hombre de 41 años murió este miércoles en Ciudad de México por el nuevo coronavirus, la primera víctima fatal de la pandemia en el país azteca, informó la Secretaría de Salud de México.

"Hoy en México falleció la primera persona con Covid-19. Inició sus síntomas el 9 de marzo y padecía diabetes", señaló la institución en un mensaje difundido la noche del miércoles en Twitter.

De acuerdo con la prensa local, el fallecido, oriundo de la capital mexicana, se encontraba hospitalizado en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), al sur de Ciudad de México, y no tenía antecedentes de viajes a países con focos críticos de coronavirus.

La esposa del difunto dijo a Televisa que el hombre había asistido a un concierto del grupo sueco de rock Ghost el 3 de marzo, en el Palacio de los Deportes, con un acompañante.

"Ni siquiera por teléfono (las autoridades sanitarias) nos estuvieron monitoreando, nada... Fuimos monitoreados por nuestro médico de cabecera", dijo la mujer a la televisora.

El reporte publicado el miércoles por la Secretaría de Salud indicaba que el total de casos confirmados en México era de 118, de los cuales se registra este primer deceso. 

La situación

México mantiene fronteras abiertas y pocas restricciones a sus habitantes frente al temido coronavirus, lo que ha provocado críticas de quienes tienen fresco el recuerdo de la crisis que generó la pandemia de influenza H1N1 en 2009, surgida en este país.

En contraste con decenas de países del mundo, México se ha limitado a adelantar y prolongar, de dos a cuatro semanas, las vacaciones escolares de Semana Santa -que empiezan este viernes-, además de recomendar distanciamiento físico entre personas y protección a los ancianos.

De momento, el Covid-19 solo afecta a 118 mexicanos, frente a los 75.000 infectados que dejó la influenza de 2009, 1.300 de los cuales murieron.

Sin embargo, la aparente laxitud de las autoridades mexicanas contrasta con las dramáticas medidas tomadas por sus pares en Italia o España, donde los contagios escalaron vertiginosamente.

"Estamos haciendo lo que tenemos que hacer para lo que está sucediendo en México (...) En ningún momento se ha minimizado nada", alega el epidemiólogo Mauricio Rodríguez, quien ha colaborado con el gobierno en la estrategia contra el virus.

"Cada país responde a las condiciones de su propio país (...) algunos otros, sobre todo de Latinoamérica, están tomando medidas más drásticas por sus capacidades locales", agrega Rodríguez, vocero de la Comisión de Coronavirus de la Universidad Autónoma de México (UNAM). 

En abril de 2009, la OMS declaró pandemia a la H1N1, cuyo epicentro fue México. Pero antes, el gobierno del entonces presidente conservador Felipe Calderón (2006-2012) ya había suspendido clases, cancelado eventos públicos y ordenado campañas de información y vacunación.

El presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador rechaza tomar medidas severas, aunque la oposición le reclama acciones como aislar a toda la población y cerrar fronteras, como ocurre en otros países, incluso latinoamericanos.
              

Comentarios