Escucha esta nota aquí

Cientos de nicaragüenses que regresan al país desde Costa Rica continuaban este sábado varados por sexto día en la frontera, impedidos de ingresar por nuevas medidas sanitarias impuestas recientemente por el gobierno de Daniel Ortega a causa de la pandemia, según activistas humanitarios.

Luego de negarles el ingreso, el gobierno de Nicaragua dispuso desde el miércoles la obligatoriedad de presentar una prueba negativa de Covid-19 con un máximo de 72 horas de antelación a los que quieran ingresar al territorio, sean nacionales o extranjeros.

Pedir esa prueba "es arbitrario para un nacional, sobre todo porque debe hacerla con los privados y es cara. ¡Por Dios! si la gente se está regresando por la palmazón (sin dinero), están desempleados y quieren estar con su familia", dijo a la AFP, Gonzalo Carrión, del Colectivo de Derechos Humanos, Nicaragua Nunca Más. 

Aunque se desconoce la cifra exacta, se estima que alrededor de 300 personas se encuentran varadas en el paso de Peñas Blancas. Desde el inicio de la pandemia, otros cientos de nicaragüenses que estaban en otros países como Panamá, Guatemala, El Salvador, también atravesaron situaciones similares para ingresar al país.

"Cansados, con hambre, bajo el sol y lluvia los nicaragüenses fueron intimidados y arrinconados contra los muros por policías de su país, para dejar pasar a los camiones con mercadería", dijo Carrión.

El activista manifestó que en la desesperación por ingresar al país algunas personas han optado por buscar pasos ilegales en la frontera, una acción que, según Carrión, los mismos policías "han estado alentando".

Unos pocos han dado marcha atrás y han regresado a Costa Rica, por temor a represalias una vez estén en Nicaragua, añadió.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) abogó desde Managua que se permita el ingreso a los ciudadanos del país, y estimó que "es obligación, como Gobierno, hacerles la prueba de Covid-19, y según el resultado garantizarles la salud y no dejarlos en la frontera".

La vicepresidenta Rosario Murillo reiteró el viernes que aunque los nacionales tienen derecho a regresar a sus hogares, "es importantísimo (...) que cumplan con las medidas de protección para todas las familias". 

Costa Rica anunció el viernes que ante lo ocurrido en la frontera con Nicaragua también exigirá de forma temporal a nacionales y extranjeros que viajen al país vecino con una prueba negativa de Covid-19.

Desde que la pandemia alcanzó el país en marzo, Nicaragua se ha negado a establecer medidas de contención y por el contrario ha promovido actividades y aglomeraciones, a contramano de las recomendaciones de organismos internacionales de salud.