Escucha esta nota aquí

Decenas de miles de personas han huido de sus hogares en el sur de Afganistán tras días de intensos combates entre los talibanes y las fuerzas de seguridad, dijeron los funcionarios el miércoles a pesar de las conversaciones de paz que continúan en Doha.

Los insurgentes lanzaron ataques contra la ciudad de Lashkar Gah, en la provincia de Helmand, lo que obligó a Estados Unidos a lanzar ataques aéreos en defensa de las fuerzas afganas.

Los enfrentamientos obligaron a los habitantes a marcharse, hacinados en motocicletas, taxis y autobuses.

"Más de 5.100 familias o 30.000 personas (...) han huido de los combates por el momento", explicó a la AFP Sayed Mohamad Ramin, director del departamento de refugiados de Helmand.

Los enfrentamientos continuaron en, al menos, cuatro distritos el miércoles, afirmaron funcionarios afganos, mientras que las fuerzas de seguridad repelieron varias ofensivas talibanes en la zona.

La Misión de las Naciones Unidas en Afganistán (Unama) anunció que miles de personas han huido y llamó a los combatientes talibanes y a las fuerzas de seguridad a "adoptar todas las medidas posibles para proteger a los civiles, previendo corredores seguros para quienes deseen marcharse".

Según el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, firmado en febrero, los insurgentes no deben atacar los centros urbanos y deben limitar los niveles de violencia.

Estados Unidos se comprometió a retirar todas sus tropas del país antes de mayo de 2021, a cambio de garantías de seguridad por parte de los talibanes y de la apertura de conversaciones de paz con Kabul en Catar.

Estas conversaciones comenzaron el mes pasado en Doha, pero parecen estancadas, mientras que ambas partes se esfuerzan por ponerse de acuerdo sobre una estructura básica para las negociaciones.