Escucha esta nota aquí

Miles de personas salieron a la calles de Budapest el viernes (24.07.2020) para exigir libertad de prensa y en protesta por las presiones sobre el portal Index.hu, principal medio independiente de Hungría del cual renunció el 80 por ciento de su personal tras el despido de su director.

Más de 70 periodistas del portal Index.hu pusieron su renuncia en apoyo a su director, Szabolcs Dull, quien fue despedido el miércoles, en lo que los comunicadores atribuyeron a un intento del gobierno de presionar a ese portal independiente.

"El viernes, los tres principales editores de Index, Attila Tóth-Szenesi, Veronika Munk y János Haász, presentaron su renuncia a su empleo, seguidos por más de 70 periodistas que trabajan en el medio", informó el citado portal en su web.

Con ello, el 80 por ciento de la plantilla del medio digital, uno de los más leídos en el país magiar y uno de los pocos críticos con el gobierno del primer ministro nacionalista, Viktor Orbán, ha renunciado.

Convocados por el partido juvenil Momentum y flanqueados por un gran despliegue policial, miles de personas salieron a las calles de Budapest a primera hora de esta noche en apoyo a los periodistas del portal y para manifestarse por la libertad de prensa.

Dull había denunciado en un artículo una "enorme presión externa" sobre el sitio web y criticó un plan de reforma previsto por los propietarios, después de que un influyente empresario partidario de Orbán comprase en marzo el 50 por ciento de las acciones de la agencia de publicidad de Index.hu.

En un comunicado, el Instituto Internacional de la Prensa advirtió de que el ataque contra Index.hu, "el mayor y más influyente de los medios de comunicación independientes que quedan en el país", es "un golpe devastador para el periodismo en Hungría".

"El despido del editor jefe de Index pone de relieve la importancia y la urgencia de que la Unión Europea actúe" para que el Gobierno de Orbán no se haga con el control de los medios críticos con el poder, resaltó por su parte la ONG Human Rights Watch en una nota publicada hoy.