Escucha esta nota aquí

Las fuerzas militares estadounidenses reconocieron su responsabilidad por la muerte de 23 civiles en 2020 en el mundo, principalmente durante sus operaciones en Afganistán, según un informe del Pentágono publicado el miércoles, cuyas estimaciones son mucho más bajas que las divulgadas por las ONG.

"El Departamento de Defensa estima que 23 civiles murieron y otros 10 resultaron heridos en 2020 en operaciones militares estadounidenses", indicó este informe anual requerido por el Congreso desde 2018, parte del cual sigue siendo un secreto del Departamento de Defensa.

La mayoría de las víctimas civiles murieron en Afganistán, donde el Pentágono admite la responsabilidad de 20 muertes, de acuerdo con la parte pública del informe, el cual afirma que un civil murió en Somalia en febrero de 2020 y otro en Irak en marzo. El documento público no especifica dónde ocurrió el deceso de la víctima número 23 ni en qué fecha.

Además, el Pentágono revaluó sus conteos de 2017 a 2019, para reconocer un total de 65 muertos más y 22 heridos, la mayoría de ellos en Siria y Yemen.

El documento especifica que si bien el Congreso asignó al Pentágono un presupuesto de 3 millones de dólares en 2020 para el pago de indemnizaciones económicas a las familias de víctimas civiles, ninguna de estas indemnizaciones se ha pagado.

Las ONG publican regularmente informes con cifras muy superiores sobre los ataques estadounidenses en escenarios de guerra.

Por ejemplo, La organización Airwars, que enumera a las víctimas civiles de los bombardeos aéreos en todo el mundo, señala que las estimaciones más conservadoras son 102 civiles muertos en operaciones estadounidenses en todo el mundo, cinco veces más de lo que admite el Pentágono.

Comentarios