Escucha esta nota aquí

Las manifestaciones pacíficas en Estados Unidos son "comprensibles y más que legítimas", declaró este martes (02.06.2020) el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, al referirse a las protestas consecutivas a la muerte del George Floyd, un hombre negro asfixiado por un policía blanco tras su detención.

"Espero que (las manifestaciones) no lleven a nuevas violencias y más aún, espero que provoquen un cambio en Estados Unidos", dijo Maas a los periodistas.

Tras un fin de semana en el que Berlín fue testigo de manifestaciones en solidaridad con las protestas en EE. UU., Maas aseguró además que la postura de su Gobierno es que las protestas pacíficas deben ser siempre posibles, independientemente del lugar en que se produzcan.

"Mis pensamientos están con los amigos y familia de George Floyd, que perdió la vida de forma terrible e impactante, o más bien debo decir que se la quitaron," declaró, en referencia al hombre cuya muerte a manos de un policía desencadenó grandes movilizaciones en EE. UU.

Ataque a periodista de DW

Maas dijo que su equipo contactaría a sus homólogos estadounidenses después de que un periodista de Deutsche Welle tuviera problemas con la policía mientras cubría una manifestación en Minneapolis, con el fin de "conocer las circunstancias exactas" del incidente.

"Los periodistas deben poder hacer su trabajo sin riesgo para su seguridad", insistió Maas, insistiendo en que "los Estados democráticos deben aplicar todas las normas en materia de protección de la libertad de prensa".

El pasado domingo, un cámara de la Deutsche Welle en Mineápolis grabó en directo como la policía disparaba proyectiles contra el reportero Stefan Simons y amenazaba con detenerle, a pesar de que éste se identificase como miembro de la prensa.

El pasado sábado, más de 2.000 personas convocadas por redes sociales se concentraron ante la embajada de EE. UU. en Berlín denunciando el nuevo caso de violencia policial que sacude el país; además, varios jugadores de la Bundesliga alemana protestaron con gestos simbólicos contra el racismo.