Escucha esta nota aquí

“Como símbolo de que Chile está en un momento muy especial, difícil, a modo significativo yo voy a entregar mi gaviota. Yo no quería venir a celebrar un festival. Se la voy a dar a alguien que lo necesite. El cariño ya me lo llevo. Esto no es una ofensa, para nada”, afirmó la cantante chilena Mon Laferte, uno de los rostros más críticos con el Gobierno de Sebastián Piñera.

Ante un público que acompañó su actuación con gritos contra la Policía y cánticos contra el Gobierno, el show se desarrolló en el marco del Festival Internacional de la canción de Viña del Mar, que en su edición número 61 se ha visto acompañada de la protesta social, desde su primera jornada.

El festival comenzó el domingo por la noche, ante más de 15.000 personas en la Quinta Vergara y tuvo 57 puntos de índice de audiencia. Pero la jornada se vio eclipsada por graves hechos de violencia. Varios automóviles fueron quemados y locales comerciales o instituciones fueron saqueadas o resultaron con daños en el balneario más popular del Chile. Esa noche, el artista puertorriqueño Ricky Martin inauguró el festival y no dudó en mostrarse a favor de las protestas. “Que se expresen. Que exijan lo básico. Siempre con amor y paz, pero nunca callados”, afirmó.

Anoche subieron al escenario el dúo argentino Pimpinela y la mexicana Ana Gabriel.

Esta noche será el turno del español Pablo Alborán y el argentino Luciano Pereyra.