Escucha esta nota aquí

"Hoy nuestra familia perdió a un verdadero amigo y fiel compañero. Durante más de una década, Bo fue una presencia constante y gentil en nuestras vidas, feliz de vernos en nuestros días buenos, nuestros días malos y todos los días en el medio". El anuncio del expresidente de EEUU, Barack Obama, hace referencia a una de las mascotas más mediáticas de los últimos tiempos, quien falleció el sábado, 8 de mayo.

Bo, el perro de Barack Obama que se convirtió en una de las estrellas de la Casa Blanca, murió de cáncer, según anunció el expresidente estadounidense al rendir tributo a su "gentil y constante presencia".

"Toleraba todo el alboroto que conllevaba estar en la Casa Blanca, tenía un gran ladrido pero no mordía, le encantaba saltar a la piscina en verano, era imperturbable con los niños, vivía de las sobras alrededor de la mesa y tenía un pelo fantástico. Era exactamente lo que necesitábamos y más de lo que esperábamos. Lo vamos a extrañar mucho", apuntó Obama en Instagram.

Obama prometió a sus dos hijas Malia y Sasha que podrían tener un perro tras su victoria electoral en 2008 y así fue como Bo se unió a la familia. Bo, un perro de agua portugués blanco y negro, fue un regalo del senador Edward Kennedy a la familia Obama.

El can aparecía regularmente en los actos de la Casa Blanca, se reunió con el Papa, visitó a niños en el hospital y voló en el avión presidencial Air Force One.

"Como familia, echaremos mucho de menos a Bo", dijo la exprimera dama Michelle Obama en Instagram.

Comentarios