Escucha esta nota aquí

El artista danés Kurt Westergaard, famoso por dibujar una caricatura del profeta Mahoma que provocó la ira islamista ha muerto a la edad de 86 años tras una larga enfermedad, según ha informado su familia a medios daneses. Su firma está detrás de la más famosa de las 12 viñetas publicadas el 30 de septiembre de 2005 por el diario conservador danés Jyllands-Posten y que mostraba al profeta con un turbante en forma de bomba.

Las caricaturas pasaron desapercibidas al principio, pero quince días después se organizó una manifestación en Copenhague y los embajadores de los países musulmanes en Dinamarca protestaron. La ira se desató en el mundo musulmán en febrero de 2006 llevando a Dinamarca a la crisis de política exterior más grave desde la Segunda Guerra Mundial.

Desde entonces, este antiguo maestro, que empezó a ganarse la vida como dibujante tras cumplir 40 años, pasó a figurar en la lista negra de Al Qaeda, ha sobrevivido a un intento de asesinato y estuvo bajo protección permanente del PET (Politiets Efterretningstjeneste), el servicio de inteligencia de la Policía danesa

La violencia alcanzó su expresión más grave en 2015 con el ataque que mató a 12 semanario satírico francés Charlie Hebdo en París, que reimprimió las caricaturas en 2012. Westergaard había trabajado en Jyllands-Posten desde mediados de la década de 1980 como ilustrador, y según Berlingske, el dibujo en cuestión se había impreso una vez anterior, sin causar controversia.

Durante los últimos años de su vida, Kurt Westergaard, como otras personas asociadas con las caricaturas, tuvo que vivir bajo protección policial en una dirección secreta. A principios de 2010, la policía danesa arrestó a un hombre somalí de 28 años con un cuchillo en la casa del Sr. Westergaard, que planeaba matarlo.

Según varias entrevistas posteriores, Westergaard nunca se ha arrepentido de su viñeta de Mahoma, ni ha pedido perdón por ella. "No, no me arrepiento, aunque la libertad de expresión puede tener unos costes tremendos, como hemos visto en París. A lo largo de los años también he hecho dibujos que han provocado grandes protestas entre cristianos, pero eso es algo que va con el trabajo".

Comentarios