Escucha esta nota aquí

Un tripulante de un crucero de Virgin Voyages falleció la semana pasada por "daño auto-infligido", dijo a la AFP el miércoles la Guardia Costera estadounidense, confirmando el último en una serie de aparentes suicidios de trabajadores atrapados a bordo durante la pandemia.

La Guardia Costera confirmó a la AFP que un tripulante filipino, de 32 años, falleció de "aparente daño auto-infligido" a bordo del "Scarlet Lady", el primer y único crucero de Virgin Voyages.

"Esa fue la información que nos reportaron", dijo un portavoz de los guardacostas de la región sureste.

La compañía con sede en Florida y fundada por el multimillonario británico Richard Branson se condolió por la muerte a bordo, pero no proveyó más detalles.

El crucero, que iba a ser inaugurado en marzo, tuvo que cancelar sus planes y ha estado deambulando frente a la costa de Florida con tripulación a bordo desde que empezó la pandemia.

De acuerdo al blog especializado Cruise Law News, que reportó primero el caso citando fuentes anónimas en el barco, no está claro cuándo se habría muerto el tripulante, que era un limpiador filipino del hotel del barco.

El "Scarlet Lady" atracó en el puerto de Miami el viernes pasado para desembarcar el cuerpo, según este blog y el diario local Miami Herald.

Solamente en mayo, al menos seis tripulantes fallecieron a bordo por causas no vinculadas al coronavirus, de las cuales cinco murieron en aparentes suicidios.

Las líneas de crucero enfrentan enormes dificultades logísticas para repatriar a decenas de miles de tripulantes que llevan más de dos meses sin tocar tierra.

Sus repatriaciones dependen en gran parte de las medidas sanitarias en cada puerto y de las restricciones de viajes en los países de destino, algunos de los cuales no permiten la entrada ni de sus propios nacionales. 



Comentarios