Escucha esta nota aquí

El universo de las criptomonedas tiene de todo. Hay más de 1.500 criptodivisas en circulación en el mundo. Desde la SexCoin hasta el popular Dodgecoin, pasando por los clásicos Bitcoin y Ethereum.

La comunidad LGTBI++ quiso subirse a este tren creando su propia cripto. Y fue bautizada con un nombre con mucha gracia: el maricoin.

Esta nueva criptodivisa nació en el barrio madrileño de Chueca y, a partir del 31 de diciembre, se podrá utilizar para pagar en 25 establecimientos gay friendly distribuidos por Barcelona, Ibiza, Maspalomas y la propia Chueca. No obstante, la intención es que el maricoin dé el salto a nivel internacional.

Si esto sucediera, el maricoin se encontraría ante un mercado enorme.

"Pink economy"

Se cree que alrededor del 7,5% de la población mundial pertenece a la comunidad LGTBI++ – sin contar con sus simpatizantes– y la pink economy, que es como se conoce el poder adquisitivo de los miembros de este grupo, mueve 5 billones de dólares anuales a nivel global.

Esta cripto se ha desarrollado gracias a la tecnología de Algorand, que fue creada por el reconocido Silvio Micali.

Por ello forma parte del programa de aceleración de Algorand Miami Accelerator junto a otros nueve proyectos.

El maricoin, además, puede recibir parte de un millón de dólares en una ronda pública a la que acceden los proyectos de la aceleradora estadounidense.

Expectativas

Los impulsores del maricoin creen que durante el primer trimestre de 2022 comenzará a cotizar en los principales sitios que admitan Algorand.

El gran objetivo es entrar en Binance, el mayor exchange del mundo.

En España se está negociando con Bit2Me y 2gether mientras que ya se cerraron acuerdos con bitfy y Yieldly, líderes del exchange en Brasil y Australia, respectivamente.

Durante el mes de enero se emitirán 250 millones de dólares en maricoins, que equivalen a la suma de 50 al valor equivalente a 1 euro.

Cómo funcionará

Si alguien quiere obtener una de estas criptomonedas deberá comprarla al propietario por el valor de este momento, que será la demanda la que se encargue de ponerlo.

El próximo Orgullo Gay será cuando se compruebe si el maricoin ha tenido aceptación: otro de los grandes objetivos es poder financiar con maricoins estas importantes fiestas en 20 capitales del mundo durante el 2022.

El peluquero Juan Belmonte es el hombre que está detrás de esta novedosa criptodivisa, para la que "ya existe una lista de espera para obtener maricoins con prima antes de que cotice la moneda". 

Belmonte, al que se conoce como Juan por Dios, tiene claro que el maricoin está destinado a ser una criptodivisa de unión: "Nuestra propia moneda nos va a unificar, nos va a dar poder en este mundo globalizado capitalista. Podremos ayudar a otras personas que en este momento no tienen los mismos derechos que nosotros… Por eso, necesitamos estar más unidos que nunca y pagar, usar y transaccionar con nuestra propia moneda", dice.

Sin embargo, el CEO del maricoin no es Belmonte, sino Francisco Álvarez Cano, que también es el consejero delegado de Startify.

Álvarez Cano considera que esta nueva criptodivisa no solamente es única por "ser la primera criptomoneda creada por y para el colectivo LGTBI+" sino que también "tendrá valor como medio de pago de cualquier transacción a la vez que se convierte en un activo cotizable en un exchange".

Para el CEO de maricoin es vital que la cripto tenga esta doble cualidad porque servirá para "tensionar la demanda" y ayudar a que la comunidad "no sea perseguida en ningún país del mundo", algo que sucede en 69 países.

Por si fuera poco, en once de ellos se castigan las relaciones homosexuales con la muerte.

Comentarios