Escucha esta nota aquí

La presidenta de la Cámara Baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi, exigió ayer que se retiren del Capitolio once estatuas de confederados que se oponían al fin de la esclavitud, en un momento de intenso debate tras la muerte a manos de la policía de un ciudadano negro.

"Los monumentos de hombres que defendían la crueldad y la barbarie para lograr un fin puramente racista son una afrenta grotesca a los ideales estadounidenses de democracia y libertad”, dijo la líder de la mayoría demócrata en una carta dirigida a una comisión bipartidista.

Pelosi afirmó que esas estatuas deben ser retiradas ya que constituyen un homenaje al "odio y no al patrimonio" del país. Algunas de las representaciones de los líderes que promovieron una fallida secesión del sur de Estados Unidos están en lugares prominentes del Capitolio, como la galería de las estatuas.

"Lo que el viento se llevó"

La muerte de George Floyd el 25 de mayo atizó un debate profundo en Estados Unidos con respecto a las desigualdades que sufre la población negra y los símbolos de la Confederación, extinta tras la guerra civil en 1865, están dentro de este debate.

El presidente republicano Donald Trump se opone a que las bases militares que honran a héroes confederados sean rebautizadas, en un momento en que estados como Virginia prometieron retirar una estatua del líder de la Confederación, después de que este y otros monumentos en el país fueron vandalizados.

El mundo de la cultura y el deporte también acusó recibo de los reclamos antirracistas y contra símbolos sureños asociados al pasado esclavista. El clásico de Hollywood "Lo que el viento se llevó", que retrata la Guerra de Secesión desde la perspectiva de una familia de esclavistas, fue retirado de la plataforma HBO Max y será repuesto con el agregado de una reflexión sobre su contexto histórico, sin alterar la película.

NASCAR, el circuito de carreras de automóviles de serie, anunció por su parte que prohibirá la bandera confederada en sus instalaciones.